"Me fastidia no haber logrado un gol todavía"

Paulao

"Me fastidia no haber logrado un gol todavía"

"Me fastidia no haber logrado un gol todavía"

Paulo Afonso Santos Júnior es más Paulao ('Pablazo', en brasileño) en el Betis que nunca antes, pues tiene el honor de ser el más alto (1,88) entre muchos 'bajitos'. Quizá por ello se llevó un golpe ante el Rayo y gracias a eso quiere marcar pronto su primer gol de cabeza como bético.

¿Cómo se encuentra del golpazo con Fabricio?

Estoy bien ya. Tengo una pequeña fisura en la cabeza y se podría complicar si me dieran otro golpe, pero en ese sentido me ha venido bien el parón y el aplazamiento y no tendré problemas cuando regresemos.

¿Sigue siendo amigo de Fabricio? ¿Le había ocurrido alguna vez algo así?

Seguimos siendo amigos (risas) aunque sí, es la primera vez que me pasa con un compañero. Con un rival me di otro golpe fuerte y tengo esta cicatriz (se señala la ceja, con varios puntos marcados). Pero es fútbol, ocurren estas cosas.

¿Se considera un jugador contundente?

No sé. Soy defensa y el fútbol es un deporte de contacto. En el campo no pienso nunca en las consecuencias. Voy con todo y quizá por eso me pegué ese golpe. Pero no pasa nada.

23 días sin competir. ¿Cómo le sienta al equipo?

Queríamos jugar, sobre todo después de la derrota ante el Rayo. A mí no me gusta estar parado, no sé lo que pensará Mel. Estamos a comienzos del campeonato y mientras más juguemos más ritmo de competición tendremos. Espero que no nos siente mal estar tres semanas sin partidos.

En todo caso se le ve feliz. Dicen que perdió dinero por venir del Saint-Etienne...

No me gusta hablar de dinero, sino de sentimientos. En Francia ganaba mucho, pero mi familia y yo estábamos tristes. No pensábamos en el dinero, sino en la felicidad, y aquí en Sevilla la hemos encontrado.

¿Qué es lo que más le gusta de esta ciudad?

La gente de Sevilla es muy sociable, como la de Brasil. Y los sevillanos igual se sorprenden, pero lo que más me gusta de Sevilla es la temperatura. No hace mucho frío ni mucho calor.

¿Qué no hace calor en Sevilla? La gente va a alucinar con esto que dice...

En Brasil hace más calor que aquí. Se lo digo yo y se lo puedo asegurar.

¿Cómo le sientan otras críticas, las que se lleva la defensa del Betis?

Es normal que nos critiquen si recibimos cinco goles en los dos primeros partidos del campeonato. Pero las personas tienen que saber que la defensa no somos sólo los cuatro de atrás, sino los once del campo y todo depende de la totalidad de los jugadores. Nos enfada perder partidos y recibir goles, pero no es por falta de esfuerzo nuestro porque siempre estamos a tope en cada encuentro.

Perquis llega para reforzar la zaga. ¿Qué la ha parecido el franco-polaco?

Está entrenando bien desde el primer día. A Perquis no le conozco mucho, aunque estaba en Francia como yo. Cuando jugué en el Saint-Etienne contra su Sochaux precisamente él no jugó. Esperemos que tenga calidad, que se integre en el grupo y pueda ayudarnos en muchos aspectos. Todos los centrales que hay aquí tienen nivel para ser titulares y eso va a ser bueno para el grupo.

¿Y Ángel, el lateral?

Ángel también viene para sumar, para enriquecer al plantel. Tenemos que entrenarnos y que decida el entrenador a los titulares.

¿Cuál es el objetivo del Betis esta campaña? En Brasil dijo usted que Europa...

Se extrajo de mis declaraciones. Dije que había que mantenerse primero y luego... El objetivo es ser mejores que el año pasado. Yo llegué en invierno y ahora comienzo desde el inicio. Y no sólo yo, todo el equipo tiene la ilusión de poder superarnos.

Superarse usted mismo puede ser marcar algún gol con el Betis...

Pues sí. Siempre he hecho goles a balón parado. Me fastidia no haber marcado ninguno oficial todavía en el Betis, aunque hice uno en un amistoso. Esperemos que ocurra pronto.

Es el más alto del equipo.

Sí... Y aquí no somos muy altos. Puede ser el problema, que siempre tengo tres o cuatro rivales vigilándome. En otros equipos dividía la atención, como en el Sporting de Braga, porque había futbolistas tan o más altos que yo y eso me daba más libertad a la hora de poder rematar en las acciones a balón parado.

¿Tiene alma de goleador, como buen brasileño?

Sí, alma (risas). Me gusta mucho. Ojalá pueda marcar y celebrar alguno este año para vivirlo con los aficionados verdiblancos.

Y a ver si le vemos sonreír más, que a pesar de ser brasileño parece muy tímido.

Me tomo muy en serio este trabajo del fútbol y por eso puede parecer que soy más tímido. Pero en el vestuario, con la gente, me gusta bromear. Eso sí: soy un hombre muy familiar, reservado. Así es como soy feliz.