Falcao sigue en plan torbellino

Liga BBVA | Atlético 4 - Athletic 0

Falcao sigue en plan torbellino

Falcao sigue en plan torbellino

Marcó tres, los dos primeros, golazos. Le ha hecho siete al Athletic en los últimos tres partidos. Los de Bielsa, inoperantes en defensa. El Atleti, agresivo

Lo único negativo es que los goles de Falcao llegan a cuatro días del cierre del mercado de fichajes, pues Europa entera verá hoy los goles del Tigre, con el resto que ello conlleva. Jugadores así no están al alcance de todos los clubes y no se encuentran todos los días. Futbolistas de ese nivel hay que disfrutarlos el tiempo que los tengas en tu equipo. Pasó con Agüero, que estuvo cinco años dando alegrías a los hinchas del Manzanares, y sucede ahora con Falcao. Los más poderosos de la Premier han estado tentados de llamar a las oficinas del Calderón para preguntar por la situación del colombiano y seguro que en las próximas horas se hablará de ello. Pero Falcao es del Atlético, viste de rojiblanco y los seguidores colchoneros están orgullosos de él. No lo cambian por ningún otro, ni Cristianos ni Messis. Falcao le hizo anoche tres goles al Athletic, quien soñará con el Tigre. El nueve del Atlético le hizo dos goles en el partido de Liga del ejercicio pasado en el Calderón, dos en la final de la Europa League, y tres ayer. Siete goles en los últimos tres partidos.

Ayer marcó de todas las maneras posibles. En el primero fue más listo y más hábil que San José, a quien le ganó la posición en un saque de banda y se fue por velocidad para encarar a Iraizoz. Golazo. En el segundo estuvo rápido y fue mortal en un remate muy complicado a centro de Godín, quien partió en fuera de juego a la hora del centro. Y el tercero fue de penalti. Pudo marcar un cuarto, pero lo paró el portero del Athletic.

El encuentro fue de Falcao, un torbellino y una pesadilla para el Athletic. Pero hubo más cosas. Preocupantes para el conjunto de Bielsa, que ha recibido nueve goles en dos partidos de Liga. Y con esa endeblez defensiva es imposible aspirar a cotas altas. El Athletic fue defensivamente un juguete para el conjunto madrileño y en ataque apenas inquietó. Algo muy diferente a lo que se vio el ejercicio pasado. Pareció un conjunto derrotado de antemano, algo impensable en ese escudo. Sin sus jugadores más determinantes, sin defensa y sin alma, el Athletic evitó, al menos, una goleada mucho mayor. El 3-0 a la hora de partido propició que el Cholo pudiera hacer cambios pensando en la final de la Supercopa ante el Chelsea.

El Atlético puso un once de garantías, con Juanfran y Filipe Luis en las bandas, ya recuperados de sus lesiones, con Mario y Gabi llevando la manija y Arda tirado a la derecha, aunque se intercambiaba con Koke. Cebolla penetraba por la izquierda y el Tigre arriba. Nada de experimentos para Mónaco ni de rotaciones. Empezar la Liga como un tiro es el objetivo del Cholo y la ocasión era propicia. Durante muchos minutos se vio al Atlético agresivo, serio y competitivo del ejercicio pasado. Cada vez que un jugador del Athletic recibía, tenía dos o tres futbolistas locales encima. Esta vez nadie se durmió, como pasó en el Ciutat de Valencia. El Tigre hizo el resto.

Faltó a la fiesta Óliver, pues ya hemos dicho que Simeone da importancia a los galones y a los procesos formativos. Los aficionados disfrutaron y se acordaron de Tebas y de los horarios. El Atlético, a diferencia del año pasado, empieza bien. El Athletic es una sombra de lo que fue.