Hubo mano de Colunga

Getafe 2 - Real Madrid 1 | la actuación del colegiado

Hubo mano de Colunga

Pero Pérez Lasa no pudo verla; era una jugada para su asistente

Pérez Lasa nos sorprendió a todos en su debut esta temporada en este Getafe-Madrid. Era su costumbre cortar mucho el juego y amonestar cualquier entrada fuerte que existía. En esta ocasión dejó jugar en un partido que tuvo mucho contacto, señalando solamente cuando los jugadores tenían mala intención. Su primer tiempo fue bueno. Pero en el minuto 15, cuando Özil dio el primer pase a Cristiano en la jugada que posteriormente terminó con el balón dando en el larguero, el portugués estaba en posición de fuera de juego. Özil no acertó a puerta vacía, pero de haber marcado el tanto tenía que haber sido anulado y Pérez Lasa había dejado seguir. Antes de eso, en el minuto 5, hubo un agarrón de Abraham a Higuaín en el semicírculo del área. El argentino se marchaba solo. Abraham le soltó antes de que entrase en el área así que, aunque Pérez Lasa no lo vio, tampoco habría sido penalti.

Ya en la segunda parte, el colegiado siguió con su buen tono arbitral hasta la mitad de la misma. Y de ahí hasta el final demostró que, si no se meten con él, no tira de tarjetas como nos tenía acostumbrado. Y así ocurrió cuando Coentrao le protestó insistentemente. Lo tuvo que expulsar. He podido observar que los árbitros están muy mentalizados con los banquillos, pero también que son más permisivos con el juego.

En cuanto a las jugadas de la segunda mitad, en el minuto 48 Lafita pidió penalti de Ramos tras un salto. No existió. Posteriormente, en el minuto 62, hubo un forcejeo al borde del área del Madrid en el que Diego Castro se deja caer. No existe falta y no la pitó.

En el minuto 74' se produjo la jugada más conflictiva. Colunga intentó controlar con el pie el balón y este le tocó en la mano izquierda. En la televisión es difícil apreciar si fue intencionada o no. Luego, se escapó y dio la asistencia de gol a Barrada. Aunque esa es una jugada posterior. El árbitro no vio la mano. Debió ser el asistente, porque personalmente creo que Colunga se aprovecha de esa mano.