Competición
  • Clasificación Eurocopa

El Huesca amarga el estreno del Mirandés en Segunda

liga adelante | mirandés 0 - huesca 1

El Huesca amarga el estreno del Mirandés en Segunda

Mal arranque para un Mirandés que puso ganas e ilusión pero pagó su inexperiencia frente a un Huesca que comienza la temporada alejando fantasmas y con tres puntos de oro.

El Huesca amargó hoy en el estreno del CD Mirandés en Segunda División y se llevó un partido en el que sacó el máximo rendimiento al único disparo a puerta con el que contó durante los 90 minutos. Mediada la primera parte, Camacho aprovechó el penalti cometido por Garmendia y puso el definitivo 0-1 en el marcador, que no se movió a pesar de los esfuerzos del conjunto de Pouso y los contragolpes del equipo aragonés.

El encuentro, condicionado por el intenso calor reinante en Anduva y por la extraña pretemporada llevada a cabo por el Huesca, con cambio de entrenador incluido, comenzó con el Mirandés controlando la pelota, presionando muy arriba y obligando al equipo aragonés a jugar de manera directa. Los hombres de Pouso, animados por una afición consciente de lo histórico de la ocasión, apostaron por jugar por ambas bandas a través de Iribas, Mujika y Pablo, muy activos durante el primer tiempo.

Aún así, ese dominio del balón no se tradujo en ventaja en el marcador, debido, en parte, al concurso de Luis Garcia, muy seguro bajo los palos para desesperación de los delanteros rojillos, que contaron con un par de buenas ocasiones. Y en esas llegó la primera internada de peligro del Huesca a través de Nacho Novo y Tariq, que consiguieron arañar un penalti transformado posteriormente por Camacho, que amplió así su racha goleadora desde los 11 metros.

Corría el minuto 22 y a partir de ese momento el partido entró en otra fase, en la que el Mirandés volvió a tomar la iniciativa mientras el Huesca cerraba filas atrás y empezaba a jugar sus cartas al contragolpe. Ni siquiera el paso por vestuarios, sin cambios en ningún equipo, alteró el guión escrito tras el penalti. Si acaso, los rojillos fueron quedándose poco a poco sin gas y el Huesca aprovechó para jugar sus mejores minutos.

Eso sí, a pesar de contar con varias ocasiones durante buena parte de la segunda mitad, el equipo dirigido por Calderón no consiguió volver a rematar entre los tres palos. Por el contrario, el Mirandés, volcado en los últimos minutos en el área del Huesca, dispuso de varias oportunidades de cierto peligro, incluyendo un remate de cabeza que Luis Garcia desvió al larguero.

Mal arranque para un Mirandés que puso ganas e ilusión frente a un Huesca que comienza la temporada alejando fantasmas y con tres puntos de oro.