La calculadora se avería

Liga Adelante | Xerez 3 - Deportivo 2

La calculadora se avería

La calculadora se avería

álvaro rivero

El Depor cae en Jerez y su ventaja baja a 4 puntos

El Deportivo viajaba a Jerez con la esperanza de subirse al autobús del ascenso y regresa con una bofetada en toda la mejilla. El Xerez, que ya no se jugaba nada, le dio un repaso durante muchos momentos del partido enganchado a un fútbol de calidad colectivo y al hambre de Maldonado. La consecuencia es que el margen para ascender se estrecha y Celta y Valladolid se sitúan a cuatro puntos a tres partidos para el final de Liga.

La aciaga noche del líder comenzó pronto, concretamente a los tres minutos. Una plácida entrada del Xerez en el área coruñesa en combinación acabó con una pase de Israel para que Maldonado batiese a Aranzubía a placer. Quizás lo peor no fue el gol, sino ver como el Xerez, cuya gasolina era agradar a su afición, adelantaba por la derecha y sin intermitente a un dormido Depor. Con todo el golpe no fue mortal porque los de Oltra tardaron sólo siete minutos en tapar la primera vía de agua. En su primera llegada al área de Toni, Ayoze puso un centro y Lassad cabeceó con naturalidad un empate que parecía poner las cosas en su sitio.

El gol del punta marsellés debía dar tranquilidad, pero la dinámica seguía inclinada hacia los locales, que pudieron tomar ventaja en unas sospechosas manos de Zé Castro en el área que Pino Zamorano no consideró como penalti. Hasta la media hora, los de Oltra no se hicieron con el mando atacados por una incomprensible apatía y, sobre todo, múltiples pérdidas de balón que ponían el empate en el alero. La primera parte incluso pudo acabar bien en una gran jugada de Lassad que Valerón, con todo a favor, no acertó a resolver.

Golazo de Lassad.

El segundo tiempo, pese a la bronca de Oltra el vestuario, comenzó como el partido, con un Xerez avasallador. Con todo, una día más parecía que la pegada del líder iba a doblegar la voluntad del rival. Un inocente disparo de un desacertado Bruno Gama desde la frontal se acercó a la bota de Lassad y el marsellés sacó oro de la nada. Casi de espaldas, puso el tacón para desviar a la escuadra con una calidad enorme para sellar su gol número 14.

Con poco, el Depor tenía el partido en su orilla, pero dejó de remar y se acabó ahogando. En un despiste colectivo en una jugada de estrategia, Mendoza enganchó un zapatazo enorme que Aranzubía ni vio. La guinda la puso el omnipresente Maldonado, que de nuevo marcó a placer otra jugada plural que daba una alegría a la afición del Xerez: Esta vez, en Chapín no habría ascenso.

En el tramo final los de Oltra fueron a por todo a la desesperada y el premio casi llega. Juan Domínguez se encontró con la pierna de Toni, Riki con el larguero y el Depor con una derrota inesperada que avería la calculadora del ascenso.