Amistosos
Jordania JOR

-

Chipre CHI

-

Liga Belga
FINALIZADO
Brujas BRU

0

Gent GNT

1

FINALIZADO
Anderlecht ADL

1

Genk GNK

2

FINALIZADO
Charleroi CHR

0

Standard SDL

0

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Gipuzkoa B. GBC

92

Joventut JOV

87

FINALIZADO
Estudiantes EST

88

Gran Canaria CAN

75

FINALIZADO
Zaragoza ZAR

102

Fuenlabrada FUE

108

FINALIZADO
Bilbao Basket BLB

73

Murcia MUR

82

Giro de Italia
Tolmezzo - Sappada
Corredor Tiempo
Simon Yates 04:37:56
Miguel Angel López +00:00:41
Tom Dumoulin +00:00:41
NBA
FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

116

Boston Celtics BOS

86

Temas del día Más temas

Falcao es la Europa League

Europa League | Atlético de Madrid 3 - Athletic 0

Falcao es la Europa League

Falcao es la Europa League

Tercer título europeo en dos años para el Atleti. El Tigre decantó la final con dos maravillas. El Athletic no sacó su mejor cara. Diego cerró con otro golazo.

El Atleti es campeón de la Europa League. Otra vez. Qué cosas. Hace casi dos años, el 12 de mayo de 2010, estaba en Hamburgo tratando de escribir sin contagiarme de las lágrimas de Forlán y compañía, pensando que tal vez aquello nunca volviera a repetirse, emocionado, intentando ser capaz de reflejar la magnitud de algo que creía tan extraordinario como los avistamientos del cometa Halley. Hoy, el Atleti celebra su tercer título europeo en 24 meses. Pensando en su caos continuo, recordando que de aquella final a esta no repitió ni un titular, aplicando la lógica, esto no debería estar sucediendo. Pero quien quiera lógica que busque en otro sitio. Esto es diferente. Esto es el Atleti.

Y mientras Falcao, héroe absoluto de la final, corre como un niño feliz de un lado a otro, con una camiseta con una inscripción que muchos atléticos le aplicarán ahora a él, God (dios), llora el Athletic. Y parte el alma ver desconsolados a Llorente, a Muniain, al mismísimo Toquero. No fue ayer el equipo vibrante que ha seducido al mundo, pero jamás se traicionó a sí mismo ni al estilo Bielsa. Tuvo un 63% de la posesión, nunca se rindió y llegó con frecuencia. Le faltaron pausa y tino, seguramente le pudo la inexperiencia. Aprenderá y tendrá más oportunidades, la primera en pocos días. Yo no guardaría la gabarra en el trastero aún. Hay futuro. Athletic, carajo.

Para su desgracia el que reinó en Bucarest fue Falcao, que domina esta competición como si fuera suya, la Tigre League. Título y pichichi (17 goles) el año pasado con el Oporto. Título y pichichi (12) ahora con el Atleti. Una barbaridad que rubricó con una final imperecedera. De principio a fin.

A los 7 minutos, tras un inicio dominador del Atleti, presionando muy arriba a un rival nervioso, el colombiano se inventó un golazo. Recibió en el área con Amorebieta tapándole el disparo. Pobre Amorebieta. Un amago, dos, tres... hasta que el central, medio mareado, se resbaló levemente y le abrió un hueco mínimo. Suficiente. Zurdazo de rosca a la escuadra más lejana, Imparable, impensable, inolvidable.

Como le sucede habitualmente al Atleti, fue marcar y aplicar lo que podríamos llamar el plan La Yenka. Ya saben, "adelante, detrás, un, dos, tres". Tres pasos reculó y el Athletic entró al fin en el partido. Y aún le pudo meter más Godín en el 10', con un agarrón sostenido a Llorente dentro del área que Stark decidió obviar. Tuvo el uruguayo más fortuna que sensatez. Al rato, el mismo Llorente confirmó que no tenía su noche al marrar un remate franco a centro de Ander Herrera. Y la tercera bala bilbaína para nivelar daños la detuvo Courtois (perfecto ayer) en un disparo lejano de Muniain.

Entonces reapareció Falcao. Bueno, y también Amorebieta. El central regaló un balón en la frontal del área a Miranda, que pasó a Arda. El turco llegó a línea de fondo y centró atrás. Quizás el balón no fuera para él, pero a Falcao le dio lo mismo. Lo controló de espaldas a la portería, avanzó hacia la derecha y, de golpe, se le ocurrió hacer lo que nadie que estuviera viendo el partido imaginaba: un recorte de tacón para sentar a Aurtenetxe y, de nuevo con la izquierda, fusilar a un rendido Iraizoz. Era el minuto 34 y la final estaba decidida por obra y gracia de un delantero superlativo.

Técnicos. En la banda, Simeone lucía media sonrisa pícara, cogió un grupo hundido y fabricó un campeón contundente. Se lo ha ganado: Ole, ole, ole, Cholo Simeone. Mientras tanto, Bielsa era un león enjaulado, desesperado, el inventor genial al que todo le sale mal el día en que presenta su gran obra en público: la arreglará.

De hecho, lo intentó en el descanso y casi le sale. Retiró a Aurtenetxe e Iturraspe y metió a Ibai e Íñigo Pérez; De Marcos se fue al lateral izquierdo y el Athletic salió en tromba con un 4-4-2 en rombo mucho más agresivo. En dos minutos, Miranda evitó un gol de Llorente y Javi Martínez cabeceó alto por poco. Pero cuando se preveía una segunda parte de asedio verde, el Atleti encontró al líder habitual, Diego, y a dos héroes inesperados, Mario y Gabi, enormes ambos.

Con el Athletic volcado, Diego miraba al paisaje y veía un precioso cuadro de Monet: una extensa pradera verde toda para él. Si acaso, la cruzaba un Falcao desmelenado, que parecía haber apostado con un amigo que podía derribar a más de 100 rivales a base de recortes en un solo partido. Aunque el balón vivía en el área de Courtois, el peligro real acechaba en el de Iraizoz.

De Marcos, Ibai y Toquero dispararon sin precisión y sólo Susaeta encontró su destino. La pena para él fue que Courtois había recuperado el disfraz de adolescente extraterrestre y, sin inmutarse, le sacó un remate a bocajarro. Fue el fin.

Avisó Falcao con otra jugada increíble, sobre todo en el minuto 80, 40 metros de carrera, dos regates y disparo al palo. Y sentenció Diego con una preciosa jugada individual, marchándose de Toquero, Javi Martínez y Amorebieta antes de definir con la izquierda. Su clase es infinita. Tres golazos marcados por diestros con la zurda; el Atleti, ya saben. Ese equipo que no tenemos ni idea de lo que será mañana, pero sí hoy. Hoy, el Atleti es campeón.