Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
EN JUEGO
Joventut Badalona JOV

39

Movistar Estudiantes EST

43

FINALIZADO
Morabanc Andorra AND

87

San Pablo Burgos BUR

74

FINALIZADO
Casademont Zaragoza ZAR

84

Retabet Bilbao BLB

61

Liga Holandesa
EN JUEGO
Twente Twente TWE

0

Willem II Willem II WII

1

EN JUEGO
Utrecht Utrecht UTR

0

PSV PSV PSV

0

EN JUEGO
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

0

Vitesse Vitesse VIT

3

FINALIZADO
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

2

Heerenveen Heerenveen HEE

4

FINALIZADO
Waalwijk Waalwijk WAA

1

Ajax Ajax AA

2

Un tratado de impotencia

Liga de Campeones | Barcelona 2 - Chelsea 2

Un tratado de impotencia

Un tratado  de impotencia

El Barça se deja remontar un 2-0 ante un Chelsea con 10 jugadores. Messi falló un penalti decisivo. La afición fue lo único que estuvo a la altura.

Al Barça se le ha acabado el ángel, al menos momentáneamente. De manera cruel e inmerecida, si nos aferramos a la estética traidora, pero ganada a pulso si nos ceñimos a los códigos que rigen el mundo profesional. Nunca nadie hizo tanto como el Barça para suicidarse teniendo más elementos a favor. La eliminatoria ante el Chelsea entró desde un inicio en una inercia tal que si algo podía salir mal, seguro que al final saldría peor. Pero el Barça puso mucho de su parte para saltar por el balcón. El principal culpable no es el azar, son los que vistieron de blaugrana a los que no puede reprochárseles el esfuerzo, pero sí la falta de inspiración, de frescura y el duende necesario para llegar a la gloria.

Contando el partido de ida y el de vuelta, el Chelsea tuvo tres ocasiones claras de gol. Marcó las tres, todas en el descuento de sus respectivos períodos, algo que debe de hacer reflexionar al staff culé. En el mismo período de tiempo, el Barça disparó tres veces al palo, falló un penalti, chutó más de 20 veces ante Cech y, en definitiva, escribió un tratado de impotencia futbolística que retarata lo cruel que puede llegar a ser este deporte. El Barça jugó mejor, pero el Chelsea es mejor competidor. El equipo de Guardiola tuvo muchos, pero muchos condicionantes a favor para sacar adelante la semifinal. No haberlo conseguido les deja entre el desquiciamiento y el gafe. Ustedes elijan según sus creencias futbolísticas.

La eliminación del Barça no se explica por la mala suerte, que la hubo. Una cosa es mal fario y otra que en el momento crucial de la temporada tipos como Valdés, Alves, Xavi, Fàbregas o Messi lleguen hechos un guiñapo a la cita. Y otra más. Al Barça se le acaban los argumentos de queja porque jugó la mayor parte del partido contra diez, tuvo un penalti dudoso a favor y tres de los centrales titulares del Chelsea se perdieron los minutos decisivos de la eliminatoria. Imagínense que el Barça pasa a una final jugando sin Mascherano, Piqué y Puyol y resistiendo con diez sobre el campo. Una gesta. Eso es lo que hizo el Chelsea. Eso es lo que no supo conjurar el Barça.

Un Barcelona medio en forma, a un Chelsea sin Cahill, David Luiz ni Terry tendría que haberle metido cinco en media hora. Ayer, ni de penalti lo logró. Para echar más sal en la herida, el Barça volvió a demostrar que cuando un rival se le cierra, el equipo se colapsa, que cuando no marca Messi, cuesta Dios y ayuda perforar la red contraria y que un gol a favor, supone últimamente un gol en contra de manera automática.

Agradecidos. Reduciendo el partido a lo básico, la eliminatoria se decidió a los tres minutos cuando Messi falló ante Cech su primera ocasión. Todo dependía del acierto del argentino, que ha llegado exhausto de suerte a esta parte final de la temporada. No deja de ser el mejor del mundo, como la afición, que estuvo al lado del equipo en todo momento. Es tanto lo que le ha dado este grupo a la entidad, que sería muy miserable reprocharles algo. El pueblo es sabio.

Pero una cosa es agradecer a un equipo su apuesta y otra, que encajen tres goles en tres descuentos. Borrón y cuenta nueva.