"Aguirre me confundió, Jiménez confía en mí"

Rúben Micael

"Aguirre me confundió, Jiménez confía en mí"

"Aguirre me confundió, Jiménez confía en mí"

alfonso reyes

Tras completar ante el Granada uno de sus mejores partidos de la temporada, Rúben Micael será, casi con toda seguridad, una sensible baja en Mallorca. El equipo echará en falta a un jugador que ha crecido en peso e importancia desde la llegada al banquillo de Manolo Jiménez.

Al final le sancionaron con un partido...

Estoy muy decepcionado. No soy un jugador agresivo, aunque las imágenes digan que fue una entrada fuerte. Sólo toqué el balón.

El club va a recurrir, ¿espera que le quiten la sanción?

Ojalá.

¿La probable sanción le corta una buena racha?

Sí, ahora me sentía muy bien. Tengo que seguir trabajando y si no me quitan la sanción pensar en el partido ante el Athletic. Pero será diferente a cuando acumulas tres o cuatro partidos seguidos jugando como me sucedía ahora. Me dará rabia ver el partido de Mallorca desde fuera.

Manolo Jiménez le ha dado muchas vueltas al mediocampo y al fin parece haber encontrado una estabilidad.

Hay que ser sincero, no somos un equipo para estar presionando arriba o tocando. Creo que Manolo se dio cuenta en su día que teníamos que esperar y salir al contragolpe y ahora lo estamos haciendo.

Ante el Granada, usted fue el pivote defensivo. ¿Cómo acabó ahí y cómo encajó?

Es la primera vez en mi carrera que juego ahí. Creo que lo hice bien. Antes del partido hablé con Paredes y Da Silva y Manolo me dijo lo que tenía que hacer. Creo que cumplí. De todas formas, me gusta decir las cosas como son: no fue un buen partido, pero supimos asegurar el 1-0.

Dujmovic, más adelantado, también brilló. ¿Es una alegría para el medio su evolución?

Sí. Tomi tiene calidad y lo demostró. Todos queremos salvar esta situación y dar más sobre el campo, pero a veces no puedes. A él no le salieron las cosas muy bien pero al fin pudo mostrar su talento.

Jiménez alabó en la sala de prensa el trabajo de los tres centrocampistas.

Hablé con Manolo y le agradecí sus palabras porque con Javier Aguirre no estuve bien, no me sentía cómodo y no era el Rúben que conocía. Manolo me ayudó desde su llegada y me dio confianza. Hablaba conmigo en los entrenamientos y me decía que tenía que pelear más, ser más agresivo.

Con Aguirre nunca tuvo regularidad, ¿le dijo por qué?

Eso habría que preguntárselo a él. Con todo el respeto al grupo, a mí Aguirre me generó confusión. Hicimos un buen partido ante el Espanyol y después fuimos a jugar a Sevilla ante el Betis. Perdimos y todo el equipo estuvo mal. Me cambió y ya nunca me habló más.

Llegó a declarar en Portugal que pensaba en irse y ahora todo ha cambiado.

Sí, Aguirre dejó de hablarme y no lo entendí. ¿Cómo se puede estar en un equipo si el entrenador ni te habla? Es difícil. Cuando llegó, Jiménez me dijo que sabía que tenía calidad, que me iba a dar confianza pero se lo tenía que demostrar. Recién recuperado de mi lesión, no lo hice bien en los primeros partidos, pero me dio confianza y me dijo que tenía que mostrar mi calidad.

¿Se hubiera intentado ir en invierno si seguía Aguirre?

No sé si lo hubiera intentado, pero no estaba bien con él.

¿El partido de Mallorca es tan decisivo como se dice?

Es muy importante. Tenemos que conseguir por lo menos un punto, ya que después nos vienen tres partidos en casa.

¿Da por bueno el empate?

Es obvio que una victoria sería mucho mejor, pero hay que ver una cosa: ganamos muy pocos partidos fuera este año. El empate podría ser bueno. Luego si ganamos sería fantástico, pero no hay que perder.

¿El grupo hace cuentas?

Vamos partido a partido, pero sí que miramos al resto. El Villarreal y el Granada tienen margen, por eso ganar en Mallorca sería importantísimo.

La salvación del Zaragoza es lo primero, ¿pero mira de reojo a la Eurocopa?

Lo más importante ahora es el Zaragoza. SI se mantiene será más fácil. No hace mucho hablaba con Helder, cuando fuimos a un amistoso, que nuestros compañeros tenían a su equipo en una buena posición y nosotros estamos abajo. Sentíamos que eso podía ser malo para nosotros...

Si el Zaragoza se salva, ¿seguiría jugando aquí?

Primero vamos a salvarnos y ya se verá. No me importaría seguir si el Zaragoza se salva y se queda el entrenador.