Mucho Barça para el Athletic

Liga BBVA | Barcelona 2 - Athletic 0

Mucho Barça para el Athletic

Mucho Barça para el Athletic

A los de Bielsa sólo le llegaron las piernas para defender. Los de Pep, incómodos, dominaron el partido de cabo a rabo. Iniesta y Messi, goleadores.

El Athletic no pudo hacer más. Se fue de Barcelona derrotado pero con la cabeza bien alta. Corrieron como locos y lo dieron todo, pero el Barça fue demasiado rival para ellos. Un equipo que llegaba con la luz de reserva encendida al Camp Nou se encontró con un Barcelona que corrió tanto o más que ellos y que encima les robó la pelota. En muy pocos partidos el Athletic acabará chutando una sola vez a portería mientras el rival le dispara 20 veces. Ese es el dato que marca el partido de ayer.

El calendario, parido con los pies por parte de aquellos que valoran más la cantidad que la calidad, privó ayer al público de ver un espectáculo que se adivinó por momentos sobre el césped del Camp Nou. Porque a los vascos les llegó el bofe sólo para completar la primera parte de su plan. El que atendía a ponerle las cosas complicadas al Barça. La segunda parte, que era la que tenía que basarse en la recuperación rápida de la pelota y acogotar a los locales al contragolpe, simplemente no existió.

Aún así, con la mitad del plan de Bielsa, el Athletic le complicó la vida al Barça. Los leones se lo dejaron todo corriendo hacia atrás y luego no le quedaron fuerzas para correr hacia arriba. El Barça, en cambio, liderado por un Piqué imperial, controló atrás y aferrado a un Alexis hiperactivo presionó delante. Esa combinación sirvió para corregir el daño que le hizo el equipo vasco al catalán con unos marcajes individuales que amargaron a las estrellas del Barça.

La factura. Ambos entrenadores asumieron que ayer tenían que pagar la factura europea. Bielsa la pagó porque sus jugadores notaron el esfuerzo del último partido y Guardiola hizo la oración en pasiva y pensó más en lo que se le avecina el martes. Así pues, Bielsa prescindió de entrada de Llorente, Muniain y de Ander Herrera, en virtud de sus servicios prestados el jueves en Gelserkichen. Por contra, Guardiola, pensando en el examen ante el Milan, decidió reservar a Fàbregas, Xavi y Puyol.

Desde el inicio el partido fue tuvo un clara tendencia. El Barcelona tenía la pelota y el Athletic se defendía con uñas y dientes. La buena defensa de los vascos propiciaba que la mayoría de ocasiones del Barça acabaran en nada, pero era entonces cuando a los de Bielsa les fallaba el reprís para salir a la contra.

El Barça tampoco andaba fino de cara a portería y pronto Iraizoz se erigió en uno de los personajes de la noche. No obstante, el equipo de Guardiola tenía muy claro en la receta de su entrenador que al Athletic no se le podía ganar sólo tocando. A los de Bielsa se les tiene que tumbar corriendo más que ellos y eso fue lo que hizo el Barcelona abanderado por Alexis, que fue una pesadilla para los defensas locales. No por encararlos, sino por las veces que les robó el balón.

De uno de estos robos llegó el primer gol. El tocopillano recuperó un balón, Messi lo administró y lo cedió a Iniesta para que con violencia inusitada perforara la red de Iraizoz. En la segunda parte, Bielsa trató de dar un paso adelante, pero las piernas no respondieron a sus jugadores. Un penalti riguroso a Tello permitió a Messi redondear el marcador.