El filial se basta con tres zarpazos y un inspirado Oier

BARCELONA B 3 - ALCORCÓN 2

El filial se basta con tres zarpazos y un inspirado Oier

El Alcorcón pagó las ocasiones falladas en el primer tiempo. Este resultado permite al filial azulgrana dejar atrás una racha de cuatro jornadas sin vencer, tres de ellas sin perforar la meta contraria.

Tres zarpazos y un inspirado meta Oier bastaron al Barça B para tumbar a un Alcorcón (3-2), que pagó las ocasiones falladas en el primer tiempo, un resultado que permite al filial azulgrana dejar atrás una racha de cuatro jornadas sin vencer, tres de ellas sin perforar la meta contraria.

La obsesión por recuperar el gol atenazaba al filial azulgrana y a ese objetivo se entregaron con más cuerpo que alma los de Eusebio Sacristán. Más efectivos que nunca, dejando a un lado el brillo y entregándose a los brazos del oficio puro y duro.

Apenas habían pasado cinco minutos cuando Kiko Femenía se escapó por banda, asistido de forma excelente por Riverola, y batió sin miramientos a Manuel Herrera con un disparo cruzado. Necesitaba el extremo alicantino ese tanto, el tercero de su cuenta particular en lo que va de curso. Irregular en su juego, pese a que ha conseguido hacerse con la titularidad, su peso en el equipo azulgrana aún es ínfimo. Por ello se lamentó cuando, un cuarto de hora después, desperdiciaba una ocasión calcada a la del gol.

Lo hubiera agradecido su equipo, que se fue al descanso dando por bueno el chispazo inicial. Le había puesto el Alcorcón contra las cuerdas con varias ocasiones cantadas, pero todos los caminos condujeron siempre al meta Oier, en uno de sus mejores partidos.

El mayor damnificado de su inspiración fue el ariete Borja. A los diez minutos, el meta le sacaba un disparo a bocajarro y, dos minutos después, se volvía a agigantar en un cara a cara. Hasta cinco ocasiones claras tuvieron los madrileños en la primera media hora, sin que el portero del filial concediera tregua alguna.

Por ello, más duro fue el golpe cuando Sergi Roberto ampliaba por duplicado el marcador en menos de un cuarto de hora. Primero al rematar, en el corazón del área, un pase atrás de Deulofeu. Poco después, al hacer lo mismo con un centro que controló con el pecho y resolvió con una media volea letal.

Tres zarpazos, tres goles. Y Oier, que de nuevo desbarataba un disparo lejano de Montañés que se colaba por la escuadra. El extremo alfarero, sin embargo, encontró la recompensa a su buen partido cuando, a quince minutos del final, recortaba distancias con un magnífico disparo que antes de entrar besó la base del poste. Inalcanzable esta vez.

Oriol Riera mandó a la grada un minuto después un balón que solo debía empujar a gol en el área pequeña y con ello parecieron esfumarse las esperanzas del Alcorcón, entregado ya a manos de los azulgrana, que se permitían incluso dejar escapar la goleada.

Y aún estuvieron a punto de pagarlo caro. Saúl, ya en tiempo añadido, anotaba de cabeza el segundo para los visitantes, pero ya fue demasiado tarde para los de Juan Antonio Anquela, que ven alejarse sus aspiraciones de agarrarse a la zona alta.