El PSOE pide que clubes con deudas no jueguen torneos

Las deudas del fútbol

El PSOE pide que clubes con deudas no jueguen torneos

El PSOE ha presentado una proposición en la que reclama que se establezca un control por el que los clubes con deudas no puedan participar en competiciones profesionales.

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado una proposición no de Ley en la que reclama la regulación del deporte profesional en España y que se establezca un sistema de control económico por el que los clubes que tengan deudas no puedan participar en las competiciones profesionales. La iniciativa presentada en el Congreso pretende "evitar situaciones como las de los clubes de fútbol, que deben 752 millones a Hacienda", e "insta al Gobierno a presentar a lo largo de este año una ley que regule el deporte profesional en España".

Dicha norma tendrá que contemplar "la creación de un órgano de supervisión y control económico, que incluso limite la capacidad de gasto, que asegure que no existen deudas con las administraciones ni con los deportistas, que no existen situaciones de insolvencia y que se cumplen los ratios de buena gestión, como requisitos imprescindibles para participar en competiciones profesionales". Según la propuesta del PSOE, la ley garantizará el cobro de los sueldos de los jugadores y contemplará el establecimiento de limitaciones a la financiación de las plantillas deportivas, mediante porcentajes del presupuesto o de la previsión de ingresos de cada club.

Los socialistas reclaman que se fije un periodo para regularizar la situación de los clubes y sociedades anónimas deportivas con Hacienda y la Seguridad Social y que se establezcan requisitos estrictos para obtener ayudas públicas, además de mejorar el actual marco legal del mecenazgo y los beneficios fiscales en el deporte profesional. El portavoz socialista de deporte en la cámara Baja, Manuel Pezzi, aseguró que "la competición exige paridad e igualdad entre los competidores". "No es justo que unos paguen y otros no. La norma debe ser que los equipos que no pagan no pueden competir", añadió.

En la iniciativa Pezzi señala también que "el grave problema de endeudamiento que afecta principalmente al fútbol profesional es crónico" y que ya se intentó solucionar con la vigente Ley del Deporte, "que implantó el modelo de sociedades anónimas, aunque sin los resultados esperados". En su opinión la situación actual no se produce "por laguna normativa, sino por falta de control efectivo y cierta lasitud de los gestores deportivos, amparados en la trascendencia pública de su actividad".

Un día después de hacerse público que los clubes profesionales adeudan 752 millones de euros a Hacienda, hoy se ha conocido que la deuda contraída por éstos con la Seguridad Social, a 1 de febrero de 2012, asciende a 10,6 millones de euros, según la respuesta del Gobierno a una pregunta del diputado del Grupo Mixto (BNG), Francisco Jorquera. El BNG recordó hoy que en la legislatura anterior registró varias iniciativas parlamentarias, entre ellas una proposición no de ley con medidas para que el Gobierno impulsase la transparencia y la contención del gasto en el fútbol profesional.

En septiembre de 2010 el Pleno del Congreso aprobó una moción del BNG que instaba al Gobierno a poner en marcha nuevas medidas para que los clubes de fútbol sufragaran en el menor tiempo posible la deuda contraída con la Hacienda y la Seguridad Social y a promover el diálogo con la Liga de Fútbol Profesional e impulsar las medidas para conseguir el necesario equilibrio presupuestario de los clubes.

También en mayo de 2010, la Comisión de Educación del Congreso aprobó un informe de la Subcomisión sobre Deporte Profesional, que pedía al Gobierno la elaboración de una ley sobre esta materia, que permitiera instaurar un sistema de supervisión económico-financiera y haga respetar las obligaciones informativas de interés general.

El informe, respaldado por todos los grupos salvo el Vasco EAJ-PNV y el Mixto, consideraba necesario definir qué es deporte profesional y deportista profesional y defendía un sistema de supervisión económico-financiera sobre clubes y sociedades anónimas deportivas (SADs), ante el "importante endeudamiento en el fútbol".