Falcao se alía con Juan Pablo

Sporting 1 - Atlético de Madrid 1

Falcao se alía con Juan Pablo

Falcao se alía con Juan Pablo

El Tigre falló mucho. Positivo debut de Clemente. Canella hizo el 0-1 en su propia portería. Eguren marcó tras una mano. El Atleti enlaza tres empates

Tras ocho partidos con Simeone, ha quedado claro que el Atlético es siempre un muy buen equipo en 90 metros del campo, los que van desde su portería hasta las proximidades de la enemiga, pero en esos últimos metros, la cosa cambia. Ahí no es ni bueno ni malo ni todo lo contrario. Es una tómbola, imparable un día, incapaz el siguiente. Y el problema es que en Liga lleva tres partidos seguidos con la venda en los ojos cuando le toca rematar. Dominó a Valencia, Racing y Sporting pero la exigua recompensa fueron tres empates. Tres puntitos que le mantienen en zona europea y rozando la Champions, ya que sus rivales siguen fallando, pero que delatan un problema a solucionar urgentemente: el domingo le visita el Barça.

En El Molinón, además, el que no dio una fue Falcao. Las cifras respaldan al colombiano, pero ya ha sufrido varias tardes así, en las que no embocaría una canica en un cráter lunar. Ayer comenzó a fallar en el minuto 5, cuando perdió un mano a mano con Juan Pablo tras gran pase de Koke, y acabó en el 82, buen control con el pecho dentro del área y espantoso remate con todo a favor. Entre medias se dejó varias ocasiones menores y otra mayor, en la que él sí lo hizo todo bien: maniobra y remate seco y raso. Pero le respondió Juan Pablo con maestría. La lista de porteros a los que el Atleti hace internacionales crece y crece.

El Sporting lo agradeció. El debut de Clemente dejó señales positivas, algunas esperadas (orden y seriedad) y otras menos (salida limpia de balón y profundidad por banda), pero no evitó ocasiones visitantes tan claras como el cabezazo alto de Godín a un metro de la portería vacía. Increíble. En estas circunstancias, el punto le supo a gloria.

Así, los goles tuvieron que llegar por accidente. El del Atleti, a los 20 minutos. Preciosa combinación entre Falcao y Adrián quien, con toda la ventaja, se plantó ante Juan Pablo. Una vez allí le entró una crisis de identidad entre el asistente que es y el matador que a veces debe ser. De la duda salió un disparo con alma de pase rumbo a la nada. Por suerte para él, Canella llegó como un toro y marcó en su red.

El gol espabiló al Sporting, que empezó a acumular centros al área. Avisó Gregory con un cabezazo fuera y, en el 37', empató Eguren tras un barullo en el área que le permitió controlar el balón con la mano, sin que el árbitro lo viera, y fusilar a Courtois. El primer gol en contra en Liga de la era Simeone fue un churro. Lo único reseñable hasta el descanso fue que Barral llegase solo con una amarilla tras sendas entradas feísimas a Koke y Gabi.

Justos. La segunda parte desenmascaró el fantasma que se esconde bajo la cama del proyecto Cholo: la plantilla es cortísima. Con la exhibición de Roma pesando en las piernas, Tiago y Arda en Madrid y la posterior lesión de Diego, al Atleti le faltaron recursos. Salvio y Pizzi aportan entre poco y nada y Simeone tuvo que recuperar al Juanfran extremo para generar algo de peligro. Se generó, pero se falló.

Al menos, Falcao, Filipe y Godín evitaron la amarilla que les hubiera hecho perderse el partido del Barcelona, ahora sí vital, pues un cuarto partido sin ganar resucitaría antiguas dudas. Hay juego, pero el gol va y viene. Le urge atraparlo.