Choque de revoluciones

Liga BBVA | Racing - Atlético

Choque de revoluciones

Choque de revoluciones

J. M. Serrano

El Triunvirato resucitó al Racing y Simeone, al Atleti

Cuando Cúper y Manzano fracasaron, Racing y Atleti, con el agua al cuello, abandonaron la vía convencional y dieron un salto de fe hacia territorios inexplorados. Los del Manzanares recurrieron a Simeone, el ídolo sin experiencia en España. Los cántabros arriesgaron más: un triunvirato formado por un jugador recién retirado (Pinillos) y dos ayudantes de perfil bajo (González y Castaños), en un ménage à trois de escasos precedentes excepto alguna lejana etapa de transición en la Selección (la última, Molowny, Artigas y Miguel Muñoz en 1969).

Y ambas apuestas han funcionado de maravilla. El Triunvirato cogió un Racing hundido en el último puesto tras trece jornadas y ya roza la zona de salvación tras perder sólo uno de sus ocho partidos de Liga. Todo ello navegando en plena tormenta institucional, con rumores de desaparición y la plantilla lógicamente alterada. Tremendo mérito.

Este Racing vive de su excepcional juego aéreo y la presión constante. Le cuesta marcar goles y físicamente anda mal, pero no pierde el sitio y minimiza los errores individuales. Toño está cuajando una temporada magnífica y Adrián ha convertido las críticas en aplausos desde que le situaron en el medio. Sin alardes, el equipo avanza.

Zaga nueva. El cambio del Atleti ha sido aún más llamativo. Tres victorias y dos empates con Simeone. Si hoy gana, dormirá en zona europea y podría, incluso, acabar la jornada en Champions. Desde que llegó el Cholo, Courtois no ha encajado un gol y hoy intentará mantener la racha sin sus dos centrales titulares, Godín (lesionado) y Miranda (sancionado). En su lugar entrarán Perea y Domínguez.

Por delante, los de siempre. No es Simeone hombre de rotaciones y el equipo lo agradece, aunque la plantilla es corta y veremos cómo responde ahora que vuelve Europa. Por el momento, Tiago ordena, Gabi barre, Diego manda, Arda inventa, Adrián se asocia y Falcao golpea. Un reparto de tareas claro y efectivo. Hasta hoy, al menos. Veremos qué revolución se impone: Triunvirato o Cholismo.

Los rojiblancos, pendientes de las cuatro amarillas de Falcao

En 2011, vistiendo la rojiblanca y con Manzano, Falcao jamás había visto una tarjeta amarilla. Sin embargo, desde la llegada de Simeone al banquillo, el cambio de estilo a un juego más agresivo ha hecho que el colombiano haya sido amonestado en cuatro de los cinco partidos de Liga que ha disputado el Atlético en 2012 (Málaga, Real Sociedad, Osasuna y Valencia). Ahora, en el club están preocupados de que pueda perderse el partido ante el Barça de dentro de dos jornadas. Si Falcao viera hoy la amarilla, se perdería el partido ante el Sporting.