Pep: "Si hablar de un penalti es quejarse, nos quejamos"

Barcelona Copa del Rey

Pep: "Si hablar de un penalti es quejarse, nos quejamos"

Pep: "Si hablar de un penalti es quejarse, nos quejamos"

"No ayudamos a los árbitros. Y si quieren hacer ver que nos estamos quejando, la guerra está perdida, porque sus altavoces son poderosos", dijo el técnico azulgrana en rueda de prensa.

Pep Guardiola ha comparecido ante los medios de comunicación durante más de 45 minutos. Una comparecencia larga y en la que ha insistido más que nunca en dejar claro su mensaje, quizá porque el club vive uno de los momentos más delicados desde su llegada por la desventaja de siete puntos en Liga con respecto al Real Madrid. Sin embargo, Guardiola ha dejado claro que lucharán por lo máximo, que el estilo del club no se negocia y que intentarán ser esta vez el cazador y no el cazado. Además, ha dejado claro que no ha tomado una determinación sobre su posible renovación y ha hablado más de lo habitual del espinoso tema de los arbitrajes.

El presidente Rosell ha asegurado que por ahora "la cosa no pinta bien" para el Barcelona con respecto a los arbitrajes. Guardiola ha dejado claro que considera que ni se quejan ni justifican los malos resultados en función de los arbitrajes: "En estos cuatro años que llevo en el club no hemos hecho referencias a los árbitros. NI ha sido prioritario ni ha sido nuestra forma de trabajar. Si decir si una jugada es penalti o no, entonces nos quejamos. Los árbitros tienen todo el derecho a equivocarse, su trabajo es difícil y no les ayudamos nada. Si quieren hacer ver que nos quejamos, que lo hagan porque es una batalla perdida. Son altavoces demasiado potentes. Llevan cuatro años diciendo que nos benefician y ahora que nos quejamos...".

Además, ha dejado claro que no entra en sus planes levantar la voz o intentar dar réplica a las campañas que supuestamente se hacen desde el entorno del Real Madrid: "¿Y qué gano yo? Si lo hago perderíamos y empataríamos igual. ¿Qué me serviría para meter presión y que nos piten mejor? No voy a hacerlo. Otra cosa es analizar acciones puntuales. Me enfado cuando se equivocan, claro, pero al momento pienso que se ha equivocado igual que me equivoco yo. No voy a presionar a los árbitros y algunos pensarán que soy un hipócrita pero tengo la conciencia tranquila. No hablo por mí, represento a una institución. Igual mañana se equivocan a nuestro favor. Si otros quieren hacerlo, que lo hagan. Creo que estos últimos cuatro años hemos sido modélicos. Este club tiene que ser así por todos los que sienten identificados con nosotros. Al final esto se trata de ganar un título o no ganarlo, nada más... ¿Cómo voy a salir quejándome de los árbitros cuando hay cinco millones de parados? Como para quejarnos de si han pitado o no un penalti...".

Retrasar el fin de ciclo

Además, y de nuevo con respecto a lo que percibe en el entorno de Real Madrid y Barcelona, no ha querido entrar en si hay demasiadas ganas de cambio de ciclo en Madrid o demasiado miedo a que este se produzca en Barcelona: "No estoy en la mente de los millones de aficionados al fútbol que hay. Es normal que quieran ganarnos cuando un equipo domina tanto en los últimos años y ya ha ganado tres títulos en estos cinco meses. No sé qué piensa la gente pero yo veo lo miso que nos ha acompañado estos cuatro años: insinuaciones, todo bajo sospecha. No me hacen daño a mí ni al Barcelona, se hace un daño terrible al fútbol. El Real Madrid hizo un gran partido en el Camp Nou y nosotros les felicitamos, reconocimos que habían hecho un partido cojonudo. Ahora quieren que lo que ha dicho el presidente sea lo que decimos todos pero no es así, además de que el presidente ha estado impecable desde que ocupa el cargo".

Así que Guardiola no quiere poner excusas a los siete puntos de desventaja del campeonato liguero: "Hemos hecho una muy buena primera fase de la temporada pero no hemos estado de matrícula de honor. Hemos estado de 8'5 ó 9 pero hay otro equipo que ha estado de 9'5 ó 10. A partir de ahí sabemos que nos tenemos que volver a ganar el respeto, que no queremos que nos respeten por lo que hemos hecho hasta ahora sino que queremos dar más motivos. Yo no reprocho a los que nos critican, seguro que lo merecemos. Lo que queremos es volver a ganar y cambiar esas opiniones".

Por todo eso ha insistido en que no cree que este año los árbitros le hayan vuelto la espalda a su equipo: "El Real Madrid gana porque es muy bueno, nada más. Son muy buenos y si ganan les daremos la mano y les felicitaremos. Eso es el deporte. Nadal juega seis horas con Djokovic, se queda a centímetros de ganar el partido y cuando acaba felicita a su rival y le dice que es un fenómeno. Eso es el deporte". En esa línea, para el técnico del Barcelona el equipo ni ha tocado fondo ni necesita de grandes campañas de motivación como las que han surgido desde el pasado fin de semana en las redes sociales: "En el deporte nunca se toca fondo al igual que nunca se toca techo. Pero es que además este equipo corrió más que nunca en Villarreal. El rival chutó una vez. No hemos tocado fondo. Creo que los aficionados sueñan con la remontada y espero que signifique que algo ha cambiado con respecto a la mentalidad tradicional de nuestra afición. Pero eso lo veremos cuando la derrota sea continuada, cuando estemos uno o dos años perdiendo. Ahora es normal que se confíe porque se ha ganado mucho. Pero cuando las cosas no vaya bien habrá que ver si la gente sigue creyendo en esta forma de jugar y si los directivos siguen confiando en esta manera de hacer las cosas y sean firmen en este camino. Yo hasta que no lo vea no voy a poner la mano en el fuego. En los momentos verdaderamente malos es cuando las ideas se tambalean y ahí es donde habrá que ver si somos capaces de seguir creyendo en esta idea".

La renovación, en segundo plano

Guardiola ha querido dejar claro que ahora mismo su renovación no es ni la prioridad ni su mayor problema ni algo que vaya a motivar más o menos a los jugadores para seguir peleando por los títulos. De hecho ha reconocido que ni siquiera tiene tomada su decisión: "Estoy agradecido al presidente y a la junta por el apoyo que me ha dado cada día. Y cuando yo tenga una decisión tomada, el presidente y Zubizarreta serán los primeros en saberlo. Pero es que ahora ni siquiera yo he tomado mi decisión. Tengo que ponerme a prueba, tengo que ver si lo siento. Los jugadores y la afición no tienen que estar preocupados por eso sino porque no vamos primeros. Ahora me concentro más en mi trabajo porque no estamos ganando todo lo que deberíamos, intento convencer a mis jugadores de que son el mejor equipo que ha habido. Ellos me dejan alucinados con su fuerza y yo tengo que serles fiel. Lo único que importa ahora es ir a Valencia a defender nuestra camiseta. Lo que importa es competir allí como en los últimos cuatro años, no mi renovación". En este sentido, tiene claro que sus jugadores saldrán a Mestalla con la máxima motivación: "Jugamos una semifinal de Copa con la posibilidad de volver a estar en la final. Acabamos de eliminar a un rival como el Real Madrid que nos puso a todos en nuestro sitio porque hasta la semana pasada parecía por lo que se decía que no eran capaces de ganar nada... Creo que van a competir al máximo y después en los partidos de Liga, en Europa... en mi primer año nos ayudó tener asegurada esa final, que es un orgullo, para trabajar en el resto de competiciones. Aunque no creo que haya tampoco una relación directa".

Como en anteriores partidos ante el Valencia, ha mostrado el máximo respeto para Emery y el proyecto del club valenciano: "Hacia Emery tengo la máxima consideración. Habrá que estar preparados para cualquier circunstancia y trabajar muy duro. En estos años siempre ha sido un rival muy duro, antes y ahora, a pesar de los jugadorse que se han ido. Es un equipo que puede pelear por todos los títulos. Rápido, agresivo... me impresiona siempre que veo algún partido suyo".

El mercado, demasiado riesgo

En cuanto a la actualidad puramente deportiva, el técnico azulgrana ha reconocido que han analizado el mercado y han valorado si era conveniente hacer fichajes en el mercado invernal ante la plaga de bajas de la primera plantilla. Su opción ha vuelto a ser la cantera: "No podemos llenarnos la boca hablando de la cantera y después no apostar por ellos cuando les necesitamos. Hemos mirado el mercado pero no nos ha convencido. Ahora traes jugadores que igual entran en dinámica ya cuando está terminando la temporada. Las posibilidades que había no me han convencido". Y ha tenido palabras para un canterano ya integrado en la primera plantilla y que está jugando menos ahora que en el arranque de la temporada, Thiago Alcántara: "Yo estoy enamorado de Thiago en todos los sentidos y sé lo que nos puede dar juegue ahora más o menos. Es un jugador distinto que va a dar mucho al club durante muchos años".

Por último, ha vuelto a tener palabras para su ayudante, Tito Vilanova, que lucha contra la enfermedad y que no puede acompañar al equipo en todos los partidos: "TIto viene con nosotros cuando está bien. Y cuando no está es una de nuestras bajas más notables. Está luchando, es una persona admirable y es un orgullo tenerle cerca y tenerle como amigo. Cuando se queda en casa le decimos que nos llame en el descano o en cualquier momento si ve algo porque tiene un olfato muy especial para el fútbol".