El Madrid pide aplauso y el Zaragoza milagro

Liga BBVA | Real Madrid - Zaragoza

El Madrid pide aplauso y el Zaragoza milagro

El Madrid pide aplauso y el Zaragoza milagro

carlos martínez

El Bernabéu recibe a los guerreros del Camp Nou, Özil a la cabeza.

Vuelta a la Liga. El líder se presenta después de perder barcos y ganar gloria, confiado en la victoria y en la caricia del público. Nadie en su sano juicio parece barajar otras posibilidades, salvo en Zaragoza. Allí la lógica matemática es el primer adversario. No cabe otra. A siete puntos de la salvación, con un equipo recién tuneado de esperanza y un presidente contra el mundo sólo hay una razón, para seguir peleando: creer en los milagros.

Lo de la pasada temporada se pareció bastante a uno de esos prodigios. El Zaragoza, también en situación crítica, venció 2-3 en el Bernabéu, con doblete de Lafita, que hoy volverá a jugar. Cierto es que el Madrid ya tenía el campeonato casi imposible, pero no es momento de restar méritos a un equipo tan necesitado. Aquellos tres puntos imprevistos terminaron por salvar al Zaragoza.

Por lo que al Madrid respecta, no se espera que cambie su fisonomía de los últimos partidos. Es decir, prevalencia de jugones. Varane o Carvalho sustituirán al sancionado Sergio Ramos y Marcelo tiene muchas opciones de volver al lateral izquierdo. Desde allí podrá convencer al único crítico que se le resiste: Mourinho. Arriba los mismos o su esencia. Y Benzema por Higuaín.

Para seguir la pista del Zaragoza se precisa un libro de historia contemporánea. Ponzio se fue a River, Aguirre a su casa y en el mercado invernal han llegado Manolo Jiménez, Aranda (Levante), Dujmovic (Dinamo de Moscú) y Apoño (Málaga). Los dos últimos serán titulares por segunda vez con la misión de reconstruir el equipo desde el mediocampo. La anécdota viajera es que Apoño ya jugó el pasado 3 de enero en el Bernabéu, entonces a las órdenes de Pellegrini (0-2 al descanso y 3-2 al final). La mejoría es levísima, pero se aprecia: el Zaragoza viene de empatar contra el Getafe y en campo del Levante. Dos puntos de sutura.

En el mundo del Madrid se camina varios metros por encima del suelo. El último genio en incorporarse ha sido Özil, últimamente en versión surround y technicolor. Su presencia, tras algunas melancolías, justifica la entrada y el Plus.

El problema del Zaragoza (el enésimo) no es la invocación del milagro, sino su repetición. Rosario Górriz, socia número 1 fallecida esta semana, empujará desde el cielo. Hará falta.