Peligroso paréntesis

Liga BBVA | Málaga-Barcelona

Peligroso paréntesis

Peligroso paréntesis

paco rodríguez

El Málaga, ante un Barça que quiere olvidar la Copa

Desde que se supo que el sorteo de Copa emparejaba a Real Madrid y Barcelona, Guardiola señaló el partido de La Rosaleda como una cita peligrosa. El Málaga es un paréntesis entre dos Clásicos que, especialmente después de lo que pasó en el Santiago Bernabéu, se embosca en la caza del Barcelona al líder. Los de Guardiola son conscientes de que un error ante los malacitanos puede ser casi definitivo, por eso, el encuentro será una prueba de concentración para unos jugadores que vienen de conquistar el Bernabéu por enésima vez.

El Málaga es el tercer presupuesto de la Liga y aún es hora de que la millonaria inversión que le ha lavado la cara al equipo tenga un gran día de gloria. Estuvieron cerca ante el Madrid en la Copa, pero acabaron diluyéndose y les sobró eliminatoria. Viene de patinar en El Molinón y el Barça supone una ocasión pintiparada para acallar escépticos. También es una oportunidad para su técnico. Denostado por su sucesor en el banquillo blanco y con la apocada táctica de Mourinho aún fresca, Pellegrini asegura que su equipo le jugará al Barça de tú a tú y que le discutirá la pelota. Si logra su objetivo, además de disputarle el partido a los de Pep, se apuntará un tanto ante el luso.

En el bando barcelonista, la obsesión de Guardiola es la de borrar de la memoria de sus jugadores lo que pasó en Chamartín el miércoles y lograr que no tengan en cuenta quién visita el Camp Nou el miércoles. No parece tarea sencilla, pero del éxito de esta iniciativa depende en buena parte la Liga.

Así pues, el técnico deberá predicar con el ejemplo. No reservar nada y sacar el mejor equipo posible en medio de un enero infernal en el que cada tres días hay un examen que se debe de aprobar para llegar a mayo en condiciones.

Valdés regresará al marco y la otra variación respecto al equipo del Bernabéu podría ser la inclusión de Mascherano para dar descanso a Puyol, vital cada vez que se asoma el Madrid en el horizonte.