Temas del día

La cita del Mágico Espanyol

Copa del Rey | Espanyol

La cita del Mágico Espanyol

La cita del Mágico Espanyol

carlos mira

La Copa del 91 es el camino. Los pericos firman ese 4-0

Mágico Díaz, ex jugador del Espanyol entre 1988 y 1992 y en la actualidad representante de jugadores (Víctor Ruiz, Joan Verdú y Sergio García, entre otros), hace memoria y recuerda el último (y único) enfrentamiento ante el Mirandés, en la Copa del Rey de 1991. Aquel partido de vuelta, disputado en Sarrià, es el camino y la meta del equipo de Pochettino. Emular aquel resolutivo 4-0 es el objetivo para jugar con tranquilidad la vuelta en Anduva. "Recuerdo que Miranda de Ebro se volcó con el partido. Era un ambiente cálido y la gente estaba muy próxima al estadio. Fue difícil jugar", recuerda Mágico, por eso es vital llevarse una holgada renta. "A diferencia de aquella eliminatoria, el Mirandés ha eliminado ahora a dos primeras. Van a por todas. Pero veo al Espanyol muy enchufado y debe jugar igual que el día del Córdoba. Lo que pasó en aquella fecha fue un asunto psicológico. La Copa es así, y es lo que tiene el valor doble de los goles. Con el 3-2, el equipo pensó que con el partidazo que estaba haciendo, no podía ser que estuviesen fuera".

Mágico no es un personaje escogido al azar. Fue el mejor futbolista de aquella noche del 27 de septiembre del 91, ante sólo 4.000 espectadores. "Recuerdo que estuve inspirado. Marqué un gol a lo Pelé. ¿Se acuerda de aquel tanto ante Italia en la final del Mundial de México-70? Pues fue parecido. Recibí un balón al espacio, la dejé pasar y engañé al portero. Yo corrí por el otro lado y cuando controlé el balón sólo tuve que empujarla".

El ex futbolista, además, conoce cómo trabaja el Mirandés, gracias a su faceta de representante. "El Mirandés no debería ser un problema. Pero es un equipo que juega muy bien al fútbol y que tiene buenos jugadores. La secretaría técnica hace un trabajo importante y siguen una línea coherente. Cuidan en tener un gran grupo humano de jugadores". Mágico marca el camino perico.

El Sevilla arruinó aquel torneo

Antes de obrar este milagro copero con el Mirandés, Carlos Pouso dirigió con tino al Guijuelo, también de Segunda B, y condenó en una trágica promoción al Espanyol B al pozo de la Tercera. Eso ocurrió en la campaña 2009-10 y varios pericos de los que lloraron a lágrima viva aquella jornada de mayo sobre el césped artificial del campo salmantino estarán mañana en el equipo titular del Espanyol: Javi López, Álvaro Vázquez, Dídac Vilà y Jordi Amat (que fue expulsado). También jugó aquel choque Víctor Ruiz: hasta las generaciones brillantes también cuentan con borrones. Ese encuentro refleja también como se las gastan los equipos humildes en su afán por igualar con artimañas o estrategias pícaras la diferencia de calidad entre ambos equipos. Pouso decidió regar el césped antes del inicio del encuentro. Pero no fue un riego habitual, fue una inundación. Era imposible que rodara el balón en el terreno de juego. Los pericos vieron atónitos e impotentes cómo no podían desarrollar su juego. Una encerrona con letras mayúsculas, que desembocó en el triunfo del Guijuelo (1-0) y en el descenso de un filial que aún continúa en el pozo de Tercera. Pouso colaboró con su triquiñuela. ¡Ojo, pues, con la vuelta!