Ponzio se va llorando y perdona un millón

Liga BBVA | Real Zaragoza

Ponzio se va llorando y perdona un millón

Ponzio se va llorando y perdona un millón

JAVIER BELVER

Leo Ponzio acordó ayer la rescisión de su contrato con Agapito Iglesias, perdonando un millón de euros de los 1,4 que tenía firmados para esta temporada. Después, muy emocionado, se despidió del Zaragoza por razones personales: "Dejo parte de mi corazón acá y ahora priorizo otras cosas".

Leo Ponzio se despidió ayer del Real Zaragoza, una vez alcanzado un acuerdo con Agapito Iglesias para rescindir su contrato, que expiraba el próximo mes de junio, por el cual perdona un millón de euros de los 1,4 que tenía firmados como salario para la actual temporada. Pese a sus intachables coraje, esfuerzo y liderazgo como capitán dentro del campo, Ponzio estaba hundido anímicamente y necesitaba regresar a Argentina. "Dejo parte de mi corazón acá y hoy en día priorizo otras cosas", terminaría diciendo. Un resumen de su despedida.

En una emotiva rueda de prensa, durante la cual se le agrietó la voz y debió secarse varias lágrimas, Ponzio lanzó tres ideas principales: disculpas por su decisión, subrayado de que la razón es personal y agradecimiento por todo lo vivido en el Zaragoza durante estos años. A partir de ahora, volverá a vivir cerca de sus orígenes y a jugar en River Plate.

Así empezó: "Ante todo, después de una semana agitada, quiero pedir disculpas por haber expresado mi deseo de salir, antes que al presidente o a mis compañeros, mediante un periódico argentino. Por ahí (quizás) ha sido menos explosivo todo. Pero realmente expresé lo que sentía y pensaba en ese momento. Eran las fiestas, momentos en los cuales uno lo está pasando mal (voz entrecortada y se seca una lágrima)... Pedir disculpas".

Familia.

A continuación, expuso la causa y defendió su honestidad deportiva: "Quiero hacer saber que uno está dando un paso hacia delante y dejando muchos amigos (se seca otra lágrima). Hay gente que me puede entender y gente que no, pero realmente no estoy ni bajándome de un barco ni subiéndome a otro, sino que uno tiene un camino por delante en el que prioriza la familia y agradece que un club le abra las puertas en Argentina para estar cerca de los míos".

Ponzio, el segundo extranjero con más partidos (246) en el Zaragoza, tras Poyet, quiso recordar que "he vivido momentos muy buenos y muy lindos en el Real Zaragoza, también otros de dificultades. Pero todos me hacen sentir hombre, fuerte, y por eso me voy con la cabeza bien alta. Di mucho por este club". Terminó agradeciendo "todo el cariño que me brindaron, siento mucho esta casa y va a ser parte de mí siempre. Seguramente, de estos momentos se sale estando juntos y haciéndose más fuertes. Espero ver ganar al Zaragoza el sábado, lo deseo enormemente. Dejo parte de mi corazón acá y hoy en día priorizo otras cosas (acaba con la voz agrietada y los ojos llorosos)". Y se fue aplaudido.