Los Obama imponen su ley y reina el Atleti

XVI torneo internacional Blue BBVA de fútbol 7 | El alevín rojiblanco se lleva el título en arona

Los Obama imponen su ley y reina el Atleti

Los Obama imponen su ley y reina el Atleti

juan garcía cruz / acan

Su pegada pudo con el Villarreal, que falló un penalti

Igual que ocurre en la vida, ayer se impuso la ley del más fuerte. Y en Arona, esa fue la ley de los Obama. Los mellizos del Atlético fueron la gran sensación durante todo el torneo y ayer cerraron el espectáculo con su mejor número: por la mañana, lideraron al equipo en el triunfo sobre el Madrid y por la tarde, hicieron lo propio en la final ante el Villarreal. Un guión perfecto.

Salomón, en el frente de ataque, y Federico, ocupando todo el campo, fueron demasiado para un Submarino que mimó el balón y prácticamente dominó la final, pero que en las áreas fue menos letal que el Atlético.

El ejemplo de esta diferencia más decisivo ocurrió mediada la primera parte. Primero, el rojiblanco Álex derribó a Oumar en el área y él mismo le detuvo el penalti a Sergio. Un minuto después, en el otro área Salomón Obama presionó a Yassine, que estrelló el balón contra el delantero, dejándoselo franco para hacer el 0-1.

La posesión la dominaba el Villarreal, pero en las áreas mandaba el Atlético. Sin embargo, contra eso Yassine se sacó de la manga un buen recurso. Llegando al descanso, al defensa se le presentó una falta a más de 20 metros de portería, pero le pegó con todo. El misil cogió efecto y se coló en la escuadra.

Salomón, letal.

En la segunda parte y con el empate, el Atlético pasó sus peores momentos. El Villarreal ganó campo con su dominio, aunque intimidaban más los zarpazos de Salomón, que cada vez atraía a más defensas. Fue entonces el turno de los otros atacantes, porque el Atleti no es sólo los Obama y tiene también unos bajitos muy jugones. En uno de esos ataques, Salomón se escapó por la izquierda y cedió el balón con un lazo para Cristian, que sólo tuvo que empujarlo. Un gol contra los agobios.

Los amarillos acusaron el golpe y su dominio fue dando cada vez menos frutos. Enfrente, los rojiblancos buscaban, sin encerrarse, una contra que matase la final. Federico estrelló uno de sus cañonazos en el poste y Álvaro y Cristian pusieron varios buenos balones que Salomón perdonó. Aún así, el Atleti no llegó a sufrir, aunque parezca extraño. Los rojiblancos acaban 2011 con una alegría y con dos perlas para seguir: Federico y Salomón, los más fuertes de Arona.