El Mirandés provoca la destitución de Garrido

VILLARREAL 0 - MIRANDÉS 2 | COPA DEL REY

El Mirandés provoca la destitución de Garrido

El Mirandés provoca la destitución de Garrido

El Mirandés da la campanada y se clasifica gracias a un doblete de Pablo Infante. El técnico del Villarreal, Garrido, fue destituido y, según la SER, suena Míchel como sustituto.

Un gran Mirandés ganó hoy por 0-2 y eliminó a un triste Villarreal, que acto seguido ha anunciado la destitución de su entrenador, Juan Carlos Garrido. El Villarreal volvió a evidenciar desde los primeros minutos todos los defectos que le tienen a un paso del descenso. El equipo de Garrido, se mostró lento y previsible con la pelota en los pies y vulnerable y nervioso, en la defensa.

Así que fue el Mirandés, mejor colocado y con las ideas más claras, el que tuvo las mejores opciones. Sin duda, la primera fue la más clara, ya que a los siete minutos, Ángel cometió un penalti y Alaín no pudo batir a César, quien hizo una gran parada.

El resto de la primera parte deparó un Villarreal lento y con poca llegada, y que tuvo en los pies de Borja Valero la ocasión más clara del partido para su equipo, con un disparo cruzado que atrapó bien Nauzet.

Por su parte el Mirandés, serio atrás, esperó sus opciones a la contra. Y disfrutó de hasta cuatro de ellas, pero Alaín, no supo dirigir sus disparos a la portería local. Con ello se vio a un equipo, que quería y no podía: el Villarreal y a otro que a cada minuto que pasaba, se le veía más cómodo: el Mirandés. Y con esa sensación se llegó al descanso, y así comenzó la segunda parte, ya que el Mirandés pudo otra vez ponerse por delante.

Los primeros minutos del segundo período fueron de dominio de los visitantes, que viendo el pobre juego de su rival, decidió buscar sorprenderle. Y lo hizo haciéndose con el control de la pelota y del juego. El Mirandés disfrutó del dominio en un campo de primera y de las llegadas más claras. Y en una de ellas a los sesenta minutos se dio el primer gol cuando Pablo Infante se internó en el área y puso el balón en la escuadra de la portería de Cesar.

Un gol que hizo justicia a lo visto en el campo y a la superioridad del equipo de segunda B ante un Villarreal muerto. Y lo peor es que el Villarreal llegaba poco y lo poco que lo hacía se encontraba con el larguero, concretamente con un remate de Bruno, que pudo ser el empate.

Pero fue un espejismo, ya que el que siguió llegando fue el Mirandés y lo hizo con intensidad. Pasaron los minutos y la desesperación en los locales fue evidente, sin juego, sin el balón y sin llegar al área contraria.

El Villarreal no fue capaz de encerrar a su rival y de crear el peligro que se espera de un equipo que se jugaba la vida, mientras el Mirandés puso broche de oro al encuentro con una jugada espectacular de Infante y Muneta, que fue rematada a gol por éste.