El Barça se come al Rayo y sigue intratable en casa

Liga BBVA | Barcelona 4 - Rayo Vallecano 0

El Barça se come al Rayo y sigue intratable en casa

El Barça se come al Rayo y sigue intratable en casa

Los culés se reencontraron con la victoria tras pinchar en Getafe. Suma 22 puntos de 24 en el Camp Nou, 34 goles a favor y 0 en contra. Marcaron Alexis, por partida doble, Villa y Messi.

Firme y contundente son los adjetivos que mejor definen el partido del Barcelona ante el Rayo Vallecano y que acabó con victoria de los de Guardiola por cuatro goles a cero. El equipo visitante sorprendió durante los primeros veinte minutos de juego y plantó clara a los culés con llegadas con peligro al área de Valdés. La reacción azulgrana llegó a la media hora de juego en forma de goles. Alexis Sánchez abrió la lata con un golazo que puso en pie al Camp Nou, el chileno amplió también la diferencia a cinco del descanso y Villa sentenció con el tercero acto seguido. Ya en la segunda parte, Messi cerró el choque con un derroche de velocidad y potencia que culminó con un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer Cobeño. Los números del Barcelona en su estadio asustan: 22 puntos de 24 disputados, 34 goles a favor y cero en contra.

Un disparo alto de Javi Fuego y un remate en semifallo de Lass desde dentro del área de Valdés fueron el resultado del buen comienzo que protagonizó el Rayo Vallecano en el Camp Nou. El conjunto de Sandoval ejerció desde el pitido inicial una fuerte presión muy adelantada que bloqueó la sala de máquinas azulgrana y que le permitió plantarse cómodamente sobre el terreno de juego plantando cara muy seriamente a su rival. La férrea vigilancia de Xavi e Iniesta por parte de Javi Fuego y Movilla redujo a un disparo desde el centro el campo del jugador manchego el bagaje ofensivo de los hombres de Guardiola durante el primer cuarto de hora.

Una internada de Alexis por banda derecha que finalizó con un disparo de Dani Alves que despejó Cobeño se erigió como la primera ocasión clara de peligro por parte de un Barcelona que comenzó a despertar. La mejora culé no supuso amedrantamiento alguno por parte del conjunto visitante, que continuó queriendo tocar el balón, ocupando espacios y creando con excesiva solvencia en algunas ocasiones. Un saque de falta por parte de Míchel enmudeció al Camp Nou al estrellarse en el larguero tras el intento de despeje a córner de Víctor Valdés. La reacción del Barça se confirmó a la media hora de juego, momento en el que Alexis abrió el marcador con una obra de arte ejecutada con un disparo con efecto al palo largo de la meta rival ante el que nada pudo hacer Cobeño.

Con ventaja en el marcador, el Barcelona comenzó a robar más rápido y a tener más el balón en sus pies. A pesar de que los locales tomaron el mando del partido, dos despistes defensivos permitieron al Rayo Vallecano disfrutar de dos nuevas ocasiones de gol, la más clara de Míchel, que falló en lo que fue prácticamente un mano a mano con Víctor Valdés. No descubrimos nada diciendo que el actual campeón necesita muy poco para hacer gol, y en este partido lo volvió a demostrar. El conjunto azulgrana sentenció el partido con dos goles marcados en los últimos cuatro minutos de la primera mitad. Alexis Sánchez hacía el segundo de los suyos tras una jugada entre Messi y Xavi en la que la fortuna se alió con el de Terrasa para asistir al chileno. Acto seguido, Villa culminó con el tercero una buena conexión entre Piqué y Dani Alves.

Tras el descanso, el Barcelona regresó decidido a ampliar aún más su ventaja y tardó sólo cuarenta segundos en protagonizar el primer acercamiento con peligro, que despejó la defensa visitante in extremis. Acto seguido, Messi hizo valer su enorme potencia para subir el cuarto gol azulgrana al marcador tras una tremenda galopada por banda derecha que finalizó cruzando el balón ante Cobeño. Con la goleada instalada en el electrónico y con el choque totalmente cerrado, Guardiola comenzó a retirar efectivos pensando en los próximos encuentros, Xavi e Iniesta abandonaron el césped dejando su sitio a Thiago Alcántara y Cesc Fábregas. Entre el dominio local y la impotencia visitante para salir de su campo con la pelota jugada, el partido tocó a su fin.

Comentarios

Comentarios no disponibles