Pernía vuelve al despacho y los peñistas se indignan

Liga BBVA | Racing

Pernía vuelve al despacho y los peñistas se indignan

Pernía vuelve al despacho y los peñistas se indignan

REPORTAJE GRÁFICO: NAcho cubero

Parecía que con la reciente dimisión de Pernía y la victoria ante el Betis, la Asociación de Peñas Racinguistas iba a calmarse. Pero no. El regreso a El Sardinero de parte del Consejo le ha hecho explotar. Pide que no ejerzan tras haber dimitido. Si no cumplen, amenaza con más protestas.

No estuvo presente en el partido del domingo ante el Betis pero ayer regresó a su rutina habitual. Francisco Pernía acudió a su despacho de El Sardinero conduciendo el Audi S8 como hacía cada mañana antes de dimitir. Una vuelta al trabajo que también realizó el director general del Racing, Roberto Bedoya, cumpliendo con la promesa de que el presidente y sus consejeros seguirán ejerciendo en funciones, como marca la ley, hasta que se celebre la Junta General de Accionistas en diciembre. El club ya lo avisó en el comunicado donde se certificó la dimisión de todo el Consejo, pero la Asociación de Peñas Racinguistas mostró ayer su indignación ante esta postura.

Los peñistas no quieren que ni Pernía ni su equipo de trabajo represente al club nunca más e incluso han pedido una reunión urgente con los administradores, la jueza que lleva el Concurso y los capitanes del equipo para pedir que se nombre de inmediato una Comisión Gestora hasta que se haga el traspaso de poderes. Ayer, un miembro de la Peña Metales intentó reunirse con la jueza sin éxito mientras que el nuevo presidente de la APR, Bernardo Colsa, comunicó sus intenciones al club a través de las secretarias. A los peñistas les está costando que le reconozcan estas competencias que ahora exigen pero intentarán que nada les quiebre y se reunirán el jueves (20:00) para tomar más decisiones. El temor que tienen es que este Consejo pueda diseñar la Junta y organizarla a su antojo.

Pernía, tranquilo.

La intención de Pernía es continuar buscando un inversor para solucionar esta crisis institucional. Algo que desquicia a los que se han mojado por echarle. Pero lo hará en la sombra. De ahí que ayer no luciera su inseparable corbata, algo que sólo hace los sábados (si se juega el domingo), que es cuando está más libre y no mantiene reuniones. Lo que no hará es aparecer en actos sociales del club ni acudir a ningún palco. Esta labor la ejercerán, tanto en El Sardinero como fuera de casa, José Antonio González (como hizo en el último encuentro) y Carlos Velado, que ayer estuvo en el estadio para conocer detalles del futuro a corto plazo del club.

Mientras, Jacobo Montalvo está al tanto desde Madrid. Allí, tiene mañana una vista oral en el Juzgado de lo Mercantil número 55 tras haber demandado a Alí. Sin embargo, sabedor de que el indio no acudirá, mandará a sus abogados de Cuatrecasas. Hoy mismo regresa a Santander para escuchar a todos los interesados que hay en posicionarse bien para actuar en la próxima Junta.