'El entorno' del Barça nació en Praga

Viktoria-Barcelona | La intrahistoria

'El entorno' del Barça nació en Praga

El 1 de abril de 1992, en la sala de prensa del campo del Sparta de Praga, Johan Cruyff acuñó un término que a partir de entonces se convirtió en recurrente para la entidad azulgrana. Un término que desde ese día sirve para explicarlo todo sin decir nada respecto a lo que pasa en el Barça. Ese día nació 'el entorno'.

El Barcelona se jugaba ante el Sparta su pase a la final de Wembley. En caso de victoria, los barcelonistas se ganaban el billete para volver a una final y desde muchos ámbitos, prensa y directivos, se daba el partido por ganado antes de jugarse.

Pero resultó que tras una primera parte de absoluto dominio del Barça, se llegó al descanso con empate a cero y en la segunda, el Sparta fue un ciclón. El Barça no dio ni una a derechas, Siegl marcó el único gol del partido y Zubizarreta vio como hasta tres veces los postes le salvaban. El hecho de que Stoichkov fuera el descartado por Cruyff, que esa tarde apostó por Witschge, no ayudó a tranquilizar el ambiente.

Al final del encuentro, Cruyff con un enfado monumental justificó la derrota diciendo que "si el equipo no marca, es por factores extradeportivos, el problema no es de vestuario, es del entorno, que influye y repercute en ellos. Es mejor no insistir más en ello porque no lo vais a entender. Ahora resulta que Hristo es imprescindible y antes no servía para nada". Había nacido el entorno.

El entonces gerente del club, Anton Parera, le respondió: "El club ha funcionado siempre bien y por eso se ganó la Liga; en Praga, que yo sepa, no han jugado ni directivos ni socios, sino los jugadores que él ficha". Y entonces, ya se entendió todo.

Finalmente, el Barça se clasificó para la final, la ganó y Cruyff y el entorno pasaron a formar parte habitual del paisaje culé. De hecho, Johan pasó a ser parte de ese entorno que se dio a conocer en Praga.