Cladera advierte del peligro de disolución del Mallorca

MALLORCA

Cladera advierte del peligro de disolución del Mallorca

El presidente del Mallorca ha advertido que existe el peligro de disolución del club si no se alcanzan acuerdos concretos con acreedores ordinarios que reclaman 30 millones de euros.

El presidente del Mallorca, Jaume Cladera, ha advertido hoy que existe el peligro de disolución del club si no se alcanzan acuerdos concretos con acreedores ordinarios que reclaman 30 millones de euros de una deuda total que se eleva a casi al doble.

El Mallorca se encuentra en la fase final de un concurso voluntario de acreedores, la antigua suspensión de pagos.

Cladera, que ofreció una rueda prensa tras presidir un consejo de administración que se prolongó durante casi cuatro horas, dijo que en estos momento la entidad está trabajando con los acreedores para que se adhieran a la firma del convenio el próximo 13 de diciembre.

"El convenio con los acreedores se firmará si hay una mayoría que lo acepte y en estos momentos se

trabaja de forma exhaustiva para conseguir que la mayoría apruebe el convenio", ha afirmado Cladera.

Dijo que de la deuda de más o menos 57 millones de euros "hay unos 30 millones que reclaman acreedores ordinarios, que no son Hacienda ni la Seguridad Social".

"Se necesita que en estos 30 millones haya más (representantes) de 15 que voten a favor porque si no, no sería aprobado (el convenio) y habría peligro de disolución. Se trabaja hablando con cada acreedor explicándoles el contenido del convenio para que se adhieran", ha explicado el directivo.

Con respecto al presupuesto, Cladera dijo que la "temporada 09-10 se cerraba con un déficit de 16.700 euros y la siguiente, concluía con 11 millones de superávit".

"Estamos haciendo un seguimiento del presupuesto actual para ver cómo vamos y que posibles desviaciones hay. No queremos que haya problemas de tesorería en el futuro, aunque si surge algún momento de dificultad, lo intentaremos solventar", ha explicado.

Cladera, finalmente, se ha referido al descontento de algunos empleados del Mallorca con el máximo accionista, Lorenzo Serra Ferrer, y el directivo Biel Cerdá, y ha anunciado que se reunirá con el personal para intentar limar asperezas "respetando el derecho de los trabajadores a tomar el camino más oportuno", ha precisado.