Ganar es una costumbre

Liga Adelante | Hércules 1-Córdoba 0

Ganar es una costumbre

Ganar es una costumbre

fito gonzález

Urko le regala al Hércules su sexta victoria seguida

Este Hércules va camino de romper más de un récord. El primero se igualó ayer, seis victorias seguidas, y puede derrocarse el próximo sábado en Girona. Suma 28 puntos de 33 posibles. Una pasada. Pero al margen de números y marcas, lo mejor que deja este equipo es que gana por costumbre, como el que va a la oficina por la mañana. No enamora con un fútbol vistoso, de combinación y desborde. Incluso en algunos momentos puede llegar a aburrir, pero gana siempre y además sin sufrir. Falcón apenas tuvo que intervenir ayer ante un buen equipo como es el Córdoba. Y esto es meritorio de por sí.

Por enésima vez, el Hércules salió con la idea de siempre que le ha valido en todos estos partidos. Sin embargo, ayer el Córdoba le discutió la posesión de balón con un centro del campo poblado. Jémez salió con un sólo delantero y el trío López Garai, Caballero y Hervás superaron en la mayor parte de la primera mitad al trivote herculano.

Con este panorama, al Hércules le costó un poco más de lo habitual llegar. Eso sí, lo importante, la solidez defensiva, seguía latente. El Córdoba, pese al dominio territorial, apenas pisó área rival. Al contrario que los blanquiazules que tuvieron dos para adelantarse. En la primera, Sardinero, tras un buen pase de Míchel e irse por velocidad de Fuentes, recortó bien pero el balón le cayó a su zurda pero ésta no le respondió. Al filo del descanso, un buen centro de Calvo desde la izquierda lo remató Tiago, pero el balón se fue fuera.

'Factor Urko'.

El duelo dio un vuelco tras el paso por los vestuarios. En gran medida porque a los tres minutos de la reanudación, Fuentes le dio una patada por detrás a Calvo teniendo ya una amarilla. Roja. Quizás fue la única acción en la que acertó Pino Zamorano pero marcó el devenir del choque. A partir de ahí, el campo se inclinó hacia la portería de Alberto y todavía más cuando Mandiá puso un delantero de referencia en el campo e introdujo a Urko Vera.

El delantero vasco acaparó los ataques alicantinos y la tarde plácida que estaban disfrutando Tena y Gaspar se tornó en una pesadilla. Nada más salir, conectó un cabezazo, tras un córner botado por Calvo, que se fue alto por poco. Un minuto después, cuando se disponía a rematar un gran centro de Peña fue agarrado de la camiseta y derribado dentro del área, pero Pino Zamorano no señaló nada tras amagar con pitar penalti.

Estaba escrito que la gloria sería para él. En el 74', Aguilar robó un balón, se la dio en profundidad a Sanchón y éste prolongó al segundo palo. Allí, como debe ser, estaba el delantero centro del equipo, Urko Vera, que empujó a la red y le dio al Hércules la sexta victoria consecutiva.