"Sabíamos por dónde venía el peligro y no lo evitamos"

Osasuna 3 - zaragoza 0 | liga bbva

"Sabíamos por dónde venía el peligro y no lo evitamos"

"En los saques de banda nos podían hacer daño y así fue el partido. Lo habíamos hablado. Por eso te queda un poso de rabia", dijo Paredes sobre el partido liguero contra el Osasuna.

El jugador del Real Zaragoza Javier Paredes ha señalado hoy que le ha quedado "un poso de rabia" por la derrota de ayer contra el Osasuna porque en el conjunto aragonés sabía por dónde podía llegar el peligro del equipo navarro y que, aún así, no fue capaz de evitarlo.

"El problema es que sabíamos que en los saques de banda nos podían hacer daño y así fue el partido. Lo habíamos hablado toda la semana. Las única ocasiones de peligro fueron los saques de banda y en perdidas de balón nuestras, por eso te queda un poso de rabia", ha indicado.

El jugador asturiano opina que su rival no fue muy superior, a pesar del resultado, sino que venció con lo que sabían que podían hacer daño y que se queda con la sensación de que sólo tuvieron tres ocasiones de marcar.

"Creo que el Osasuna no es mejor que nosotros. También es cierto que en la primera parte donde nos meten tres goles son las tres únicas ocasiones que tienen. Te quedas con la sensación de que al principio tuvimos demasiados golpes en contra para lo que estaba haciendo el rival", ha destacado.

Igualmente, ha añadido que el conjunto maño empezó el partido bien porque los primeros diez minutos fueron buenos y que luego una jugada aislada hizo que todo cambiara.

A partir de ahí, considera que el Osasuna empezó a jugar un poco mejor, a coger moral y que con el 3-0 el partido se fue muriendo poco a poco.

Javier Paredes ha resaltado que cuando se hablaba de que el equipo zaragozano estaba en progresión en los últimos partidos, ya avisó de que se podía dar un paso atrás en algún momento, porque es un equipo que se está formando y en el que hay cierta irregularidad.

"Espero que frente al Valencia el punto medio se acerque más al encuentro de la Real Sociedad que al de Osasuna y que limemos los errores de este último", ha indicado.

Sobre la pedrada que recibió el autobús del equipo aragonés cuando viajaba por la autopista de regreso a Zaragoza, que rompió una luna e hirió levemente a uno de los conductores, ha apuntado que ayer podía haber pasado algo importante, que había que hacer un llamamiento a la tranquilidad y que el fútbol debe ser un fiesta.

"Lo de ayer es un acto salvaje de cuatro descerebrados que deberían estar erradicados de cualquier tipo de sociedad", ha subrayado el lateral izquierdo, que ha añadido que tanto los medios de comunicación como los aficionados, los entrenadores y los jugadores deben darse cuenta de que el fútbol es un juego.

Igualmente ha recordado que la semana previa al partido no hubo ninguna declaración de violencia ni de jugadores del Zaragoza ni del Osasuna.

"Desde todos los lados, tenemos que intentar tender a una cierta normalidad. Me encantaría que los Zaragoza-Osasuna fueran una fiesta como me han contado que lo eran antes. Es una pena que amigos míos no puedan viajar a Pamplona a ver el partido y que amigos de jugadores de Osasuna tampoco lo puedan hacer a Zaragoza", ha lamentado.

"Lo de ayer queda en una anécdota pero podía haber sido muy grave", ha recalcado.

Sobre su próximo rival, el Valencia, ha señalado que es un equipo muy potente, bien trabajado, con un entrenador que ha logrado un conjunto bien armado y con internacionales en todas sus líneas.

"Va a ser un rival muy difícil. El partido de Pamplona era importante por jugar los siguientes encuentros con más tranquilidad pero ahora habrá que buscar los puntos en casa", ha aseverado.

Javier Paredes considera que el conjunto levantino se le da bien al Real Zaragoza en La Romareda ya que le ha ganado en las dos últimas veces que se han enfrentado, y que es un tipo de equipo que les gusta a los jugadores y que hace que salgan "enchufados".