Más goles que defensas

Liga BBVA | Barcelona 5 - Atlético 0

Más goles que defensas

Más goles que defensas

El Barça borra al Atlético con un recital. Manzano pensó más en el rival que en los suyos. Nueva exhibición de Leo. Falcao desactivado por inanición

De entrada, un consejo. Si su equipo sale a jugar al Camp Nou y el primer disparo del partido contra la portería local se estrella en el larguero de Valdés, apague la tele y vaya a hacer otra cosa. No le espera nada bueno. Osasuna se las prometía muy felices hace una semana, cuando nada más comenzar el partido, Lamah disparó al travesaño. Más o menos, fue lo que debieron sentir los seguidores atléticos cuando a los cuatro minutos, Tiago a punto estuvo de inaugurar el marcador. La madera lo impidió. Hace siete días, Osasuna ya no volvió a ver el balón y se llevó ocho, ayer el Atleti cinco. Y apenas hubo noticias de su presencia en el Camp Nou más allá de los primeros instantes del partido.

Lejos de amedrentarse por el rendimiento que estaba ofreciendo el Atlético en los últimos partidos y por la presencia intimidatoria de Falcao, Guardiola planteó el encuentro con una defensa de tres sin utilizar ningún central nato, pues Puyol y Piqué se quedaron en el banquillo. Acertó de pleno. Su equipo marcó más goles que defensas dispuso el técnico, quien de nuevo, en caso de duda, apela a llenar el campo de peloteros.

Todo lo contrario de lo que hizo Gregorio Manzano, quien dio la sensación de pensar más en cómo parar al Barça que en cómo atacarle. Al final, no hizo ni lo uno ni lo otro. Sin capacidad de creación, sin utilizar las bandas y con Diego y especialmente Falcao muriendo de inanición por falta de balón, los madrileños estuvieron a merced del Barça.

Sin opción. Los tres de atrás pasaron una primera parte la mar de tranquila porque los siete de delante no dieron opción al Atlético. La pelota no le duraba a los visitantes un suspiro y la capacidad de asociación de los centrocampistas del Barcelona parecía inagotable. El partido era un continuo recital de los más diversos recursos en el pase y una clase maestra de cómo se deben de crear y ocupar espacios en un terreno de juego.

Los recursos del Barça, del que hay que recordar que no puede disponer de dos importantes titulares como Iniesta y Alexis por lesión, son variadísimos. La presión de Pedro, el sacrificio de Villa, la magia de Thiago, la anarquía de Fàbregas. Todo esto es un lujo para cualquiera, pero encima contar con Xavi y Messi, raya la obscenidad.

Xavi estuvo sencillamente magistral y volvió a dar un recital de juego. Suyo es el pase del primer gol, que Perea se come habilitando a Villa quien volvió a abrir la lata. Al cuarto de hora, el partido ya se ponía claramente de color local con un gol en propia puerta de Miranda precedido de un más que posible fuera de juego de Messi. A los 25, ya no había partido. Leo sacó de banda, hizo la pared con Thiago y entró en el área en un cambio de ritmo que dejó sentada a la defensa antes de marcar el 3-0.

En la segunda parte, Manzano trató de tapar las vías de agua introduciendo un par de cambios, pero dio la sensación de que si lo evitó fue porque Pep también realizó los suyos y el equipo perdió colmillo. Todos menos Messi, quien no soporta comparaciones. En la previa le habían planteado un duelo con Falcao y la Pulga no perdona. No paró hasta sellar su segundo hat-trick de la Liga.