Racing-Madrid: un duelo con viento de Levante

LIga BBVA | Racing-Real madrid

Racing-Madrid: un duelo con viento de Levante

Racing-Madrid: un duelo con viento de Levante

Vuelven Cristiano y Munitis. En el visitante duele la última derrota

Mourinho, una vez más, devoró las horas previas al partido del Real Madrid. En su conferencia de prensa rechazó cualquier debate deportivo e insistió en buscar enemigos y renovar afrentas. Los mejor pensados dirán que es una estrategia para liberar de presión a los jugadores. El problema es que la presión derivada ya no recae sobre él, sino que se precipita sobre un club que no encuentra horas del día para pelear contra tanto fantasma.

Más allá del debate moral, la táctica del mundo nos ataca hace aguas. Incluso en el supuesto de que la terapia de Mourinho sea positiva para el equipo, la agresividad que se instala en el grupo resulta altamente perjudicial. Lo demuestra la repetición de tanganas y la enajenación de jugadores en apariencia pacíficos, como Khedira o Di María. No niego que en esos incidentes puedan colaborar rivales avispados o árbitros incompetentes, pero nadie pone tanto de su parte como Mourinho.

Ayer volvió a echar leña al fuego. Con su indiscutible habilidad para mezclar churras con merinas, el entrenador del Real Madrid incluyó a la Selección española en sus comparaciones. Para qué molestar a unos pocos si se puede molestar a casi todos. La consecuencia fue inmediata. El clima irrespirable se trasladó a Santander y Cristiano fue recibido con insultos. Su contestación pareció una peineta, si bien el jugador aseguró después, a través del club, que había sido un cariñoso gesto hacia su amigo Pepe. En fin. Otro argumento más para calentar el ambiente. Y lo que es más grave, desde el punto de vista del madridismo: otro hecho que equilibra ligeramente el partido, pues lo traslada de lo deportivo a lo emocional, del talento al orgullo. La motivación que se regala al Barcelona se empieza a servir a domicilio al resto de equipos.

Jóvenes.

La contradicción es permanente. Mourinho lamenta las provocaciones del adversario, pero las invoca. Después del ejemplo del Levante y de las proclamas del portugués será difícil que el Racing no caiga en la tentación de enredar hoy el partido. Quizá el fair play quede a salvo por la juventud de muchos de sus jugadores, como el prometedor Jairo. El extremo derecho del Racing B (tres goles en Tercera División) tiene posibilidades de entrar en el once titular, impulsado por su talento, pero favorecido por las bajas (Arana, Acosta, Kennedy y Colsa).

Porque esa es otra. Detrás del enésimo incendio no se hallan el Bayern o el Barcelona. Está el Racing, un club en el alambre, un punto en tres jornadas, ocho goles en contra. La mejor de sus noticias en la víspera ha sido la recuperación de Munitis (36 años), recién restablecido de un esguince en el tobillo izquierdo. De sus últimas incorporaciones (cuatro fichajes a coste cero), sólo Stuani y Tziolis estarán sobre el campo.

Hasta podría ocurrir que el fuego animara hoy a los aficionados del Racing, aunque además de animosos tendrán que ser pudientes. El precio de las entradas, entre 60 y 120 euros, hace que no se esperen más de 14.000 espectadores sobre un aforo de 22.000. Los achaques del club también se reflejan en las gradas. La prueba es que contra el Levante se registró la peor entrada de la era Pernía (séptima temporada en el club): 10.500 fieles.

Cómo estará el Racing que ni siquiera podrá contar con su hotel habitual. Antes de que Cúper decidiera concentrar al equipo, el Madrid ya había reservado en el Hotel Real (cinco estrellas, gran lujo). De manera que los anfitriones se alojarán en el Palacio del Mar (cuatro estrellas).

Cambios.

En el Madrid también hay bajas. Se lo perderán Pepe, Coentrao y Khedira, los dos primeros por lesión. La sorpresa fue que Mourinho incluyera en la expedición a los 23 futbolistas de la primera plantilla (más el portero Mejías), incluidos los ausentes y los inéditos Altintop y Sahin. Hasta Albiol viajó. La idea parece clara: hacer piña por si caen piñas.

El once podría recuperar a Arbeloa para el lateral, a Lass para el medio y a Özil para la mediapunta. Cristiano también regresa al equipo titular tras su suplencia contra el Levante.

Hace seis meses, el Real Madrid venció en El Sardinero por 1-3. Destacaron el pivote que formaron Xabi Alonso y Granero, la alegría de Özil y la compenetración entre Adebayor y Benzema, autores de los goles. Eran otros tiempos: faltaba Cristiano y todavía no sobraba Canales...