"Quieren enfadarme pero aún no lo han conseguido"

barcelona 8 - osasuna 0 | pep guardiola

"Quieren enfadarme pero aún no lo han conseguido"

"Es obvio que hay mucha parte de la prensa que quiere que al Barcelona le vaya mal igual que hay mucha gente aquí que quiere que le vaya mal al Real Madrid", ha asegurado Pep Guardiola.

Pep Guardiola ha comparecido en rueda de prensa tras la intervención algo tensa de ayer sábado antes del encuentro ante Osasuna. Tras el 8-0 que cierra un bache de dos partidos sin ganar, el entrenador del Barcelona se ha mostrado tranquilo y ha asegurado que no había dudas dentro del vestuario sobre el rendimiento de sus jugadores.

Guardiola ha asegurado que no estaba especialmente enfadado tras los últimos partidos ni en esa rueda de prensa previa a este encuentro saldado con goleada: "No estaba enfadado. Se ha dicho que estaba enfadado pero no es verdad, otra cosa es que interese que lo esté. Quieren que esté enfadado pero todavía no lo han conseguido. Y no estoy enfadado porque mis jugadores no me han dado motivo para estarlo. Yo defiendo a mis jugadores, mi trabajo es convencerles de que pueden ganar cada partido y el día que esté enfadado lo diré, el día que juguemos mal lo diré. Pero no creo que jugáramos mal contra el Milán y por pensar lo contrario que algunos de vosotros se dijo que estaba enfadado. El día que crea que mis jugadores no han corrido lo suficiente saldrá a la rueda de prensa y lo diré".

Además, ha asegurado que hay un sector de la prensa que quiere que las cosas no le vayan bien al Barcelona: "¿Alguien lo duda? Claro que hay gente que prefiere que el Barcelona no gane y que yo esté enfadado igual que aquí hay mucha gente que no quiere que gane el Real Madrid porque eso nos beneficia a nosotros, nos da más posibilidades de ganar. Es normal pero yo no estaba enfadado, sólo estoy preocupado cuando no se gana. Pero ¿qué imagen daría si me enfadara? Soy un privilegiado y en esta casa me enseñaron que se puede perder. Eso no me enfada. Sólo contesto lo que creo y contesto a todos los medios del mundo, no dejo de contestar a nadie".

Además, ha defendido la actitud de su equipo durante todo el partido y ha asegurado que no bajaron el ritmo de forma premeditada en el segundo tiempo, en el llevaron tres goles más en un duelo ya totalmente sentenciado: "La mejor manera de respetar a los rivales es tomárselo en serio desde el minuto 1, en el que te mete un gol Pato, hasta el 92, en el que te lo mete Thiago Silva. Además es una forma de prepararnos para partidos que no estén tan de cara y sobre todo es la mejor forma de respetar a cualquier rival".

"Admiro a Mendilíbar"

En cuanto al partido ante Osasuna, ha asegurado que no ha habido tanta diferencia entre el juego del equipo y el desplegado ante Real Sociedad o Milán: "Hoy el equipo ha jugado algo mejor que en San Sebastián, pero tampoco mucho mejor".

Un 8-0 que ya es goleada más abultada en el historial de enfrentamientos entre ambos equipos, pese a que Guardiola ha recordado que los equipos de José Luis Mendilibar "siempre" les ha "costado y creado problemas", una de las razones para optar por jugar con tres centrales y poblar el centro del campo, ha explicado. "Admiro mucho a estos entrenadores de equipos de media tabla que salgan con esta valentía. Mendilibar hizo la puntuación más grande de la historia de Segunda División. Me gustan esos entrenadores porque me siento identificado con ellos", ha aseverado.

Un hecho que da más valor a la victoria ante el equipo navarro. "Hemos hecho un buen partido. Es lo que me hace más feliz en este trabajo. Hacemos una cosa, la gente viene aquí, pasa un buen rato y lo pasa bien durante noventa minutos. Nos hemos esforzado, hemos jugado bien y eso nunca es fácil", ha destacado. En todo caso, ha admitido que "siempre hay cosas a mejorar", como los "matices" al cambiar de estrategia y los problemas en las jugadas de estrategia, uno de los puntos débiles del equipo.

Respecto al gran partido del centrocampista Cesc Fàbregas, Guardiola ha resaltado su adaptación al equipo. "Su anarquía también nos va bien y, aunque no lo parezca, es muy fuerte físicamente, tiene pase de gol, llega bien, tiene gol y trabaja. Pero el gran reto es que se pueda adaptar a una posición más estática. Mejorará porque está feliz".