Serie A
Ligue 1
Euroliga
FINALIZADO
Anadolu Efes IST

106

Buducnost Voli BUD

68

FINALIZADO
Fenerbahce FNB

79

CSKA CSK

75

NBA
FINALIZADO
Detroit Pistons DET

104

Milwaukee Bucks MIL

107

FINALIZADO
New York Knicks NYK

110

Phoenix Suns PHX

128

FINALIZADO
Minnesota Timberwolves MIN

132

Sacramento Kings SAC

105

FINALIZADO
Houston Rockets HOU

102

Utah Jazz UTA

97

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

121

Chicago Bulls CHI

96

FINALIZADO
San Antonio Spurs SAS

123

Philadelphia 76ers PHI

96

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

110

Memphis Grizzlies MEM

93

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

127

Portland Trail Blazers POR

131

Eurocup
FINALIZADO
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

83

Asvel Villeurbanne AVI

84

FINALIZADO
Cedevita Zagreb CED

62

Tofas Bursa TOF

96

FINALIZADO
BC Andorra AND

87

AS Monaco MON

80

FINALIZADO
Dolomiti Energia Trento TRE

83

Valencia VAL

95

Hoy en As

España se presenta en la Eurocopa vestida de etiqueta

españa 6 - liechtenstein 0 eurcopa 2012

España se presenta en la Eurocopa vestida de etiqueta

Liechtenstein se deshizo a la media hora. Dos goles de Negredo, dos de Villa y uno de Xavi y otro de Sergio Ramos. Debutó Thiago, español de por vida, y la Selección hizo feliz a La Rioja.

España acudirá a la defensa de su título continental investida de la autoridad que se ganó hace tres años tras pasar una noche agradable en Logroño. No hubo rival, no hubo lesiones, no hubo tanganas (ni de las que hermanan ni de las otras). Tampoco faltaron goles en un faena tan vistosa como falta de emoción. Fue una fiesta en paz en el contexto emotivo que ofreció Las Gaunas. Liechtenstein intentó hacerse la difícil desde su modestia, pintando dos paredes de azul por delante de Jehle, esperando sin esperanza. Media hora duró aquel simulacro, al que Negredo puso fin de dos martillazos. Ayer sí abrió brecha con Torres.

La Selección tardó en meter a Liechtenstein en el engaño, quizá porque el partido pedía dos tallas más de anchura y tardó en dárselas, quizá porque la circulación no tuvo la velocidad que desorienta a la presa. Esta vez Del Bosque no se perdonó a Iniesta, un futbolista que maneja todas las herramientas del juego de ataque a conveniencia: desborde, último pase, pausa, sprint y remate. Acabó como jefe del partido. Sin embargo, se ahorró a Silva, que en los primeros días del curso ha dado la impresión de ser el más afinado del grupo, con chispa, buen ánimo y mejores propósitos. Estuvo soberbio en Italia y fue el más potable en los peores momentos ante Chile. Ayer prefirió a Mata, que a banda cambiada, como Villa, condensó en exceso el juego por el centro. Ese intenso tráfico mantuvo viva a Liechtenstein hasta que apareció Xavi, el monitor de este estilo, para blanquear el juego y el partido.

Ayer pasó a Raúl como jugador de campo con más partidos internacionales y reforzó su imagen de marca. También deshizo el nudo con un pase larguísimo, preciso y profundo a Negredo. Erró en el cálculo la línea de Zaugg y el sevillista se dio el gustazo de romper la pelota con su izquierda. Para entonces Jehle ya se temía lo peor. Mata y el propio Xavi se vieron frente a él. Al primero le cayó la pelota a la derecha, al segundo le vino a la cabeza. Dos contratiempos insalvables.

El 1-0 desarmó a Liechtenstein y apareció entonces lo que dice su padrón. 160 kilómetros cuadrados no dan para más. Se tragó dos goles más antes del descanso, el segundo de Negredo, tras taconazo de arte de Villa, y un golpe franco de Xavi. Y otro inmediatamente después. Lo sumó Sergio Ramos, en fuera de juego y en remate que pareció involuntario. Todo fueron pulgas para aquel perro flaco.

Y entonces hubo tiempo para todo. Para premiar a Cesc, probablemente el mejor suplente del planeta. Para asegurarnos a Thiago de por vida. Para complacer a la grada con Fernando Llorente, que jugó por bueno, no por riojano, aunque se fue sin marcar. Para darle a Villa la oportunidad de estirar su récord hasta los 49 goles. Para dar fe de que salió Casillas, que le paró un zapatazo a quemarropa a Frick. Para probar a Xabi Alonso como lateral derecho. Como central comenzó y acabó Busquets sin que nadie preguntase por él. Domínguez y Botía lo vieron desde el banquillo. Otra vez será.

En esa cuesta abajo también fue el mejor Iniesta y Liechtenstein se expuso a una paliza de esas que llenan de manchas el ránking FIFA. El set acabó quedándose corto, aunque Logroño durmió feliz.