El festín de Jefferson

Amistoso | Betis 5 - Portsmouth 1

El festín de Jefferson

El festín de Jefferson

morenatti

El ecuatoriano se sale ante un Portsmouth suplente

Vaya festín que se dieron el Betis y su grada, 15.000 fieles que desafiaron al último día de agosto, ante los suplentes y los suplentes de los suplentes de un Portsmouth al que faltaban cinco internacionales y la mayoría de los titulares, a los que Cotterill, sufrido entrenador del quipo inglés, prefirió reservar. Mel, por contra, aprovechó este primer Trofeo Cirsa para seguir rodando un once muy parecido al de Granada, con las ausencias de los tocados Beñat y Mario y con Vadillo mirando al derbi chico.

En la primera media hora, el equipo verdiblanco ya había hecho tres goles y otras cinco ocasiones de gol que Rubén, Molina y Jefferson, una auténtica bala, no habían conseguido convertir en tempranera goleada de escándalo. Pobre Henderson, sobreexplotado meta visitante, y pobre Tallack, juvenil del equipo azul que debutaba y al que el extremo ecuatoriano dio una noche de pesadilla con sus carreras por la izquierda, producto de las cuales llegaron el penalti del segundo gol y el tercero. Jefferson se sigue mostrando como el más excitante de los fichajes que ha hecho el Betis esta campaña.

Sin oponente.

Matilla, que se suponía era el primer plato llegado del Villarreal, tuvo la oportunidad de sumar minutos. Al manchego se le sigue viendo calidad, pero en la segunda parte de ayer, aun sin exigencias del rival, ya no conservaba físico. Deberá ponerse las pilas en este sentido si quiere jugar con Pepe Mel. Amaya tampoco pudo exhibirse en defensa porque el Pompey no piso con peligro el área de Casto ni una sola vez en todo el primer tiempo. Así de crudo era el nivelito de los ingleses.

Terminada la primera parte, Mel vio que la prueba no le iba a decir mucho más y dio entrada a los téoricos suplentes, aunque el rosario de cambios no varió la dinámica de total dominio y ocasiones verdiblancas. Sirvió la cosa para ver debutar en defensa al vasco Ustaritz y para que el Benito Villamarín enloqueciera con otro estreno, el del paraguayo Santa Cruz, que firmó pronto sociedad con Ezequiel. El canterano, que se quedó fuera de la lista para Granada, se reivindicó con dos goles, el segundo gracias a la colaboración de Henderson. El meta inglés empañó la que había sido una notable actuación antes de que Varney hiciera el gol del honor cuando no quedaba tiempo para más.