Fabio Coentrao regresa al lugar del crimen

LIga BBVA | Zaragoza - Real Madrid

Fabio Coentrao regresa al lugar del crimen

Fabio Coentrao regresa al lugar del crimen

javier belver

Será la pareja de Xabi en el centro frente a un Zaragoza en obras

Otro Madrid, otro Zaragoza y otro Coentrao, figura central del pleito y que vuelve al lugar del crimen, en el estreno de la Liga. Aguirre se ha enfrentado quince veces al equipo blanco en la Liga y sólo le ha ganado tres, la última, hace un rato, menos de cuatro meses, en el Bernabéu (2-3), pero de aquel partido pueden tomarse pocos apuntes. Al Madrid le cogió mirando a otro lado, entre la ida y la vuelta de las semifinales de Champions con el Barcelona. A Mourinho, en llamas y amontonando suplentes. Sólo cinco madridistas de aquel día repiten. De mediocampo hacia arriba, únicamente Benzema.

El Zaragoza, al que el mexicano tomó en la cola y salvó el último día, con cuatro victorias en las seis jornadas finales, se ha hecho un lifting profundo, promovido por Jorge Mendes, agente doble del partido. Diez altas y diez bajas para quitarse arrugas. Ninguno de los que se fue, salvo Ander Herrera (una de esas ausencias que quizá no cicatricen nunca) y Bertolo, bajaba de 27 años. Ninguno de los que ha llegado, salvo Meira, supera los 25. Ha fichado gente con hambre (dos de la cantera del Madrid, dos de la del Barça y el jovencísimo Zuculini) y conocidos de Aguirre (los mexicanos Juárez y Barrera).

Sin embargo, el equipo aún está en obras. A Barrera le presentaban el viernes y apunta a titular hoy. Juan Carlos y Micael son víctimas de la burocracia. No juegan porque no tienen tránsfer, consecuencia de la complejidad de sus cesiones: comprados por segundos (Sporting de Braga y Atlético, respectivamente) y cedidos a un tercero tras breves escalas técnicas. Demasiados equipos implicados como para que todos paguen en tiempo y forma. A Mateos le excluye la cláusula del miedo: el Madrid lo ha prestado sólo para que juegue contra los otros 18. Braulio está sancionado por pecados del curso anterior.

Y Aguirre no tiene más. Se lleva a tres canteranos, Kevin, Ortí y Joel, y esconde si jugará con defensa de cuatro o de cinco. De lo uno y de lo otro ha habido en los ensayos previos. En el primer caso saldrá Abraham; en el segundo, Lanzaro.

Mediocentro.

El Madrid llega otra vez muy fino de cintura, centro geográfico de sus desdichas, con Xabi Alonso como único centrocampista puro. Sahin será baja un mes más, Khedira está KO, a Granero le falta puesta a punto y Lass sigue en el mostrador de tránsitos. Coentrao, pues, parcheará como mediocentro.

Su presencia en Zaragoza invita a los reproches. No le vio Camacho en el Benfica (sólo tres partidos) y entró en la operación Aimar cuando Marcelino dirigía a los aragoneses. Le puso siete minutos en una vuelta y el entonces Figo de Caxinas regresó escaldado y sin gloria. Filtraron sus salidas nocturnas. También que no le pidió el técnico ("era un extremo rapidito", recuerda ahora), y ya se sabe que a los entrenadores les gusta poco que otros elijan por ellos. Hiere su ego.

La cuestión es que el Zaragoza dejó pasar una opción de compra por seis millones de euros y tres años después el Madrid ha pagado cinco veces más. Se escapó un gran jugador y un gran negocio.

Al portugués le acompañará el Madrid de gala, con Di María, Özil, Cristiano y Benzema, la trituradora del verano, en el campo, y Kaká sentado junto a Mourinho. Dice que le tranquiliza tenerle a su lado y ahí empezará. No entrarán las radios y La Romareda clareará. Se esperan 25.000 aficionados sobre un aforo de 34.900. Agosto y el precio de las entradas, de entre 60 y 150 euros, pesan más que el mono de fútbol.