"Mourinho, tu dedo nos señala el camino..."

Trofeo Santiago Bernabéu | Real Madrid 2 - Galatasaray 1

"Mourinho, tu dedo nos señala el camino..."

"Mourinho, tu dedo nos señala el camino..."

El Bernabéu se manifestó a favor del técnico con pancartas.

Era el turno de palabra para la pluralidad. Para el madridismo militante, al que Mourinho apeló en su carta tras el equívoco que provocó en cuanto a su marcha el falso Eladio Paramés. Ayer hablaba el Bernabéu. El técnico salió airoso del plebiscito. La gente está con él. No hay más que echar un vistazo a las pancartas de apoyo. Cientos de ellas vistieron el estadio durante el Trofeo Bernabéu. Y una, en concreto, expresa la filosofía que inunda al nuevo madridismo: "Mourinho, tu dedo nos señala el camino".

Cuando los altavoces de la megafonía escupieron el nombre de Mourinho, la ovación del estadio sonó atronadora. Era la manera simbólica con que el campo, plagado de peñistas venidos de toda España, aprobaban el modo de actuar del portugués. Luego, antes del pitido inicial, el ya mítico cántico de "José Mourinho, la la la la..." volvió a rugir. Luego todo se calmó. Y mientras eso sucedía, el personal de prensa y de seguridad de la entidad blanca se afanaba por impedir que los fotógrafos se plantaran delante de él para tomar una imagen. El técnico estuvo más apático que nunca en el banquillo. No se levantó ni una vez durante la primera parte (apenas en la segunda). Sólo cuchicheaba con sus ayudantes con gesto serio. Entre abatido por lo sucedido cedido en los últimos días y contrariado por el mal juego de su equipo en una ocasión tan señalada en el calendario.

Ingenio. Hubo pancartas de todo tipo. Muchas, realmente ingeniosas: "A ver quién es el listo que vuelve a meter su dedo en el ojo de Mou". "El Madrid es mi religión, Mou mi profeta". "Mou, eres el mejor". "¡¡¡Mourinho, cómo no te voy a querer!!!". "Mourinhista y madridista". "Helado madridista, el Pito-dedo". "Mou, atento que llevo gafas". "Madridismo es no poner la otra mejilla, gracias Mou". "Contigo el Madrid se siente feliz"... Y una significativa que surgió desde el fondo sur: "Mou, nuestro apoyo es inquebrantable".