El Oporto hace esperar al Sporting por André Castro

Liga BBVA | Sporting

El Oporto hace esperar al Sporting por André Castro

El Oporto hace esperar al Sporting por André Castro

El centrocampista luso aceptó la propuesta rojiblanca.

El Sporting confía que en un plazo de dos o tres días termine el culebrón de André Castro. El centrocampista es el único objetivo del cuadro técnico, que desea completar la plantilla con un jugador más para el centro del campo. Sin embargo, el club luso, que tiene entre sus descartes al exrojiblanco, no da respuesta a la entidad gijonesa.

La negociación por el portugués tuvo varias fases. Primero, André Castro prefería esperar, por si entraba en los planes del nuevo técnico portuense. Cuando se vio fuera de las ideas del entrenador, optó por estudiar otras alternativas, debido a la aglomeración de centrocampistas en el Sporting. El jugador portugués tiene presente que en la última fase de la pasada Liga sólo fue titular un partido y su objetivo, a sus años, es estar en activo. La competencia de los rojiblancos es el Panatinaikos, pero André Castro es reacio a irse a la competición griega. El club heleno piensa en hacer una inversión por el jugador, incluyendo una opción de compra, pero su deseo es volver a España, al no poder seguir en el fútbol portugués como titular.

André Castro tiene un preacuerdo con el Sporting, negociado por su representante, Carlos Gonçalves, operación en la que también interviene Eugenio Botas. Esta aceptación del centrocampista portuense está supeditada al arreglo entre los dos clubes. El futbolista luso espera desde el jueves una comunicación de su club, si bien ya sabe que su destino no estará en Oporto, al menos esta temporada. De momento, no fue inscrito en la lista de la UEFA y en la primera jornada liguera quedó fuera de la convocatoria de Víctor Pereira.

La solución tiene un trasfondo económico

El Sporting tendrá que abonar una cantidad al Oporto por la cesión de André Castro. El club luso prefería el Panatinaikos, porque la propuesta es demasiado alta para el club gijonés. Los griegos están en disposición de abonar 300.000 euros, más la ficha del jugador, importe al que los rojiblancos no tienen intención ni de acercarse. Uno de los aspectos básicos es la presión que pueda ejercer André Castro, quien ya comunicó a los dirigentes del Oporto que no se encuentra en disposición de jugar en Grecia. Una vez descartada la opción de Míchel, una operación más barata, el lusitano es el único nombre que figura en la agenda del cuadro técnico, además del sevillista Armenteros, ahora inaccesible.