Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

Maracanazo en Santa Fe

Copa América 2011 Argentina 1 - Uruguay 1

Maracanazo en Santa Fe

Maracanazo en Santa Fe

La tanda de penaltis impulsó a Uruguay a las semifinales del torneo, donde Fernando Muslera detuvo el penalti de Carlos Tevez, tras un duelo de emoción.

Argentina quedó fuera. Messi jugó contra el mundo. Contra los uruguayos, contra la impericia táctica de Batista y contra el fallo de Tévez, el ídolo del pueblo, el hombre que le roba los aplausos. Los penaltis sentenciaron un fiasco anunciado por el juego albiceleste. Uruguay celebró el 61º aniversario del Maracanazo con otra gesta en casa del enemigo íntimo, Argentina.

De salida, Uruguay y Argentina demostraron ser gigantes con pies de barro. Sus defensas, con serios problemas estructurales, se parten por el eje. A los cinco minutos, Ruso Pérez remachó a la red un remate de Cáceres. A los 18, Higuaín empató cabeceando a la espalda de los centrales un pase milimétrico de Messi. Repitieron Pipa y Cáceres, en fuera de juego. Y Lugano se topó con el larguero. Un rosario de despropósitos defensivos que Uruguay convirtió en su leiv motif ofensivo. Defensivamente, Tabárez colapsó la medular con Pérez, expulsado en el 38, y Arévalo Ríos rondando a Messi. Lograda la disfunción, la albiceleste se aferró al primer paso de Agüero y al descaro de Di María. Logrando superioridad numérica, no táctica dada la impericia estratégica de Batista. El primer asalto concluyó áspero, uruguayo.

Con Gago fuera de cobertura y las laterales esterilizados, Batista se limitó a frotar la lámpara de Messi. Suplió la chistera del Kun por el populismo de Tévez mientras Uruguay racaneaba, desde la inferioridad, hasta que la expulsión tardía de Mascherano igualó el asunto. En la prórroga, el palo y Muslera salvaron el empate. Y llegaron los penaltis, suerte agónica en la que el masoquismo charrúa chapotea. Falló Tévez, Argentina murió. Dirán que la mató Uruguay, pero el arma se le entregó Batista, quien acabó hundiendo el Titanic.