Competición
  • Clasificación Eurocopa

"No hay complot político, pero me lo han insinuado"

Fernando García Macua

"No hay complot político, pero me lo han insinuado"

"No hay complot político, pero me lo han insinuado"

reportaje gráfico: juan flor

El abogado ha recuperado terreno en las encuestas con respecto a Josu Urrutia. De su boca no sale que haya complot político ni desconfianza sobre el poder judicial por el momento en que ha salido su imputación, pero sí que se lo dicen. Se ha agarrado a Caparrós para seguir creciendo.

¿Nota que su nivel de apoyos va de menos a más en la campaña electoral?

Nuestras posibilidades están basadas en el trabajo de cuatro años y en el proyecto tan sólido que presentamos, con nombres, caras y ojos. Les vemos por las calles estos días y les damos explicaciones.

¿Qué valor concede a las encuestas, que dan favorito a Urrutia por escaso margen?

Muy relativo, la única encuesta que vale es la del día 7, la que queremos ganar. Nuestro proyecto es muy fiable.

¿De qué está más orgulloso en estos cuatro años y qué le queda por ofrecer?

De haber dado con la tecla definitiva para que Lezama funcione, de la simbiosis entre el fútbol vizcaíno y el Athletic, que ya no se miran con recelo. He devuelto al Athletic la fiabilidad y el carácter competitivo que parecía haber perdido. Queda crecer, crecer y crecer en todos los ámbitos.

Cuando salió la imputación, ¿pensó en tirar la toalla?

No. A cualquier profesional le puede pasar, no tiene fundamento desde cualquier punto de vista técnico. Estoy tranquilo.

Afirmó que le habían dicho que la campaña iba a ser dura, pero no tanto... ¿Quién le comenta eso?

Gente que sabe muchas cosas, que tiene mucha experiencia y llegada desde la discreción a muchos ámbitos de la sociedad. Es cierto que me lo han dicho y no una persona.

¿Puede un abogado poner en duda un sistema judicial?

No, yo no he puesto en duda el sistema judicial, no sé si lo puede poner, pero yo no he sido.

Lo ha hecho dejando entrever que la aparición del auto en estas fechas no es casual.

Pongo por delante mi respeto a las decisiones judiciales, lo que ocurre es que no soy ningún ingenuo absoluto.

¿Cree sinceramente que hay un complot político para quitarle la presidencia?

No lo sé, creo que no, pero hay gente que puede pensarlo. Hay gente que me lo ha insinuado. En un medio de gran difusión, en una encuesta, casi el 75% de los socios decía que las elecciones están muy politizadas. Yo no creo que sea para tanto. Seguramente, se analizará con el tiempo lo que ha pasado en estas elecciones.

¿Está bien que se politice el Athletic?

Soy radicalmente contrario a que se politice, desde mi candidatura lucharemos con uñas y dientes para que el Athletic esté al margen de esas cuestiones que tienen sus ámbitos, muy respetables. El Athletic tiene que ser algo abierto, de todos, no sectario. Conmigo, va gente de todo tipo de pensamiento político, sobre todo afiliados a un partido, simpatizantes de otros muchos y convivimos con naturalidad.

Permítame una reflexión. Diciendo que el Athletic hay que abrirlo a diferentes espectros, incluso políticos, ¿cómo se entiende que las tres entregas de insignias de oro bajo su mandato hayan sido a personas del mismo partido? (PNV: Josu Jon Imaz, José Luis Bilbao e Iñaki Azkuna).

Porque la insignia de oro y brillantes se otorga de acuerdo a una reunión de junta a personas que en un momento determinado hayan tenido actuaciones trascendentes para el club, sean o no socias. Se entendió que eran merecedoras y nadie pone en duda su mérito. Dos son los principales representantes institucionales de Bilbao y Bizkaia, el otro es presidente de uno de los principales espónsores del Athletic.

¿Ha acertado volviendo a apostar por Caparrós?

Sí. Joaquín conoce perfectamente a este equipo, lo ha conformado en cuatro años, lo ha hecho crecer a nivel individual y colectivo. Conoce la competición, el club, las categorías inferiores, colabora fenomenalmente con los técnicos de Lezama... Afrontamos una temporada con tres competiciones y los máximos retos, es muy importante la continuidad. Como todos los técnicos, tiene pros y contras. En el caso de Joaquín son más los pros. Los socios así lo valoran.

¿Ha habido una variación de la duración del acuerdo? Se hablaba de dos años.

Se hablaba... ¿Quién hablaba?

¿Y quién dice que hay un complot político?

Esto último que acaba de decir no lo sé. Con Joaquín, yo soy un actor directo de las conversaciones, nunca se ha hablado más que de un año. Es lógico porque venimos de cuatro temporadas y es la práctica habitual en fútbol. Cuando el técnico es nuevo, quizás hay que hacerle dos o tres, demostrando compromiso. Lo lógico es que ahora sea año a año.

¿Tiene una cláusula de otra campaña opcional?

No, al final de año hablaremos sobre lo que conviene a él, al equipo o al club.

Le ha marcado la Champions como objetivo ambicioso.

La Europa League es el objetivo de los cuatro años. Si en temporadas pasadas cada año hemos mejorado el anterior y estamos en Europa League, lo lógico es que ahora aspiremos a más. Quedamos a cuatro puntos de Champions. Es un objetivo compartido con Caparrós y sus técnicos. No es descabellado ni una bilbainada.

Caparrós tiene su valor. ¿Es necesario desprestigiar a Bielsa?

No he desprestigiado a Bielsa. Decir que es un entrenador que no ha entrenado en Europa, que dejó colgado al Espanyol, que no tiene experiencia en clubes desde hace once años y son argentinos no es desprestigiarle, es constatar una realidad.

¿Por qué sabe cuánto le han prometido al argentino, que triplicaría la ficha de Caparrós?

Me pusieron el corte de Clemente y contesté en televisión y lo manifesté. Con la directiva del Sevilla tenemos mucho contacto y sabemos por qué no fue y por qué no cerró las negociaciones con el Inter. No entiendo por qué no hay una foto o un mensaje con él hablando sobre el Athletic.

¿Cómo se explica que Aduriz pueda ser otra vez fichable cuando usted lo vendió. ¿Es una posibilidad real?

El mercado de verano termina el 31 de agosto. Si deportivamente es necesario un complemento y económicamente es posible, hemos demostrado que nos movemos bien.

¿Es una lucha de estilos la suya con Urrutia?

No creo, tenemos un proyecto concreto en cada detalle y aportamos soluciones concretas a cada problema. Aportamos seguridad y certeza.

¿Espera que su actual junta sea más firme que la anterior?

La experiencia es muy buena y estoy muy satisfecho con las incorporaciones a la plancha del 2007, con perfiles distintos de experiencia y juventud, con conocimientos y trabajo, más ese componente de fútbol que nos dan Carlos Ruiz y Rojo, que son dos auténticos mitos y engrandecen nuestra plancha.

Carlos ha apostado por Caparrós y Rojo no tanto.

No es significativo. Puede haber diferencias de matices en la directiva, pero una vez adoptada una decisión consensuada, vamos a muerte.

¿Se ha dado cuenta de que hay que invertir más en Lezama, en la que cada año ha habido menos presupuesto?

Todo lo contrario. Hemos mantenido la apuesta, cuando llegamos había urgencias con contratos vitalicios, blindados, y hemos estabilizado todo eso. A partir de ahí, podemos dedicarnos a hacer que Lezama crezca. Uno de los debes de nuestra gestión es que en los dos primeros años no dimos con la tecla. En los dos últimos, han sido grandes los aciertos y estamos orgullosos con el liderazgo de Irureta y Manolo Delgado.

Irureta se ha posicionado con su proyecto de cantera.

Es parte indisoluble de nuestro proyecto y está trabajando codo con codo con ellos para dar a Lezama fiabilidad y un cambio. Con su experiencia, pueden decir lo que piensan.

¿Fue un acierto no llegar a un acuerdo con Amorrortu?

El planteamiento que hizo fue inaceptable, no podíamos aceptar un contrato larguísimo y unas condiciones económicas fuera de mercado, y que tuviera una atribuciones absolutas en la parcela deportiva por encima de la junta. Le dijimos que no veíamos ese modelo.

Una encuesta de 'El Correo' dice que el 60 % de los socios abriría Lezama a niños de otros países.

Hicimos una encuesta a todos los socios y no está ni mucho menos claro. Tendría que haber un consenso y una opinión pública apabullantes. No percibo esa sensibilidad.

Si gana, ¿qué hará ya?

Comunicar a los jugadores de las categoría inferiores que se van a incorporar a La Oliva con Joaquín y firmar a los entrenadores de Lezama.

Y si pierde, ¿a qué se dedicará de inmediato?

A atender a mi despacho, que lo tengo desatendido, y a los míos.