Miguel Guillén Vallejo es el nuevo presidente del Betis

BETIS

Miguel Guillén Vallejo es el nuevo presidente del Betis

Miguel Guillén Vallejo es el nuevo presidente del Betis

La Junta verdiblanca ha convertido a Miguel Guillén Vallejo en el 42º presidente del Real Betis Balompié. Le avalan su brillante labor como consejero de márketing.

La Junta verdiblanca ha convertido a Miguel Guillén Vallejo en el 42º presidente del Real Betis Balompié. Le avalan su brillante labor como consejero de márketing, puesto que ocupaba desde la Junta Judicial del 13 de diciembre, y la simpatía y el consenso acumulado entre muchos de los estamentos del beticismo. Era el favorito y habrá pocos, si existen, que digan que no merece el reto de comandar un barco en el que el administrador judicial José Antonio Bosch mantendrá el poder ejecutivo.

Hace unos dos meses que AS publicó su nombre como favorito y las preferencias no parece haber cambiado, aunque la realidad es que se ha hablado con otros candidatos sin llegar a un acuerdo. Gordillo no ha cedido en su empeño de desaparecer de la primera línea y Bosch se echa a un lado, pues dejará de ser vicepresidente. La presidencia de Guillén nació pues como un secreto a voces, pero muy bien guardado por Bosch y Gordillo, casi los únicos que conocían la decisión definitiva desde hace tres semanas aproximadamente. El propio protagonista era consciente de sus posibilidades pero hasta ayer no adquirió la seguridad de convertirse en el elegido.

Guillén, avezado hombre de negocios que desde que llegó al Betis ha dirigido su empresa de exportación-importación de aceite desde el Villamarín para trabajar al mismo tiempo por el club, fue durante los últimos seis meses la mano derecha de Gordillo. El mejor y más prolífico acompañante del ya ex presidente en la mayoría de los viajes y también en muchos de los actos (todos los de márketing, su área, entre ellos) que ha realizado el Vendaval. A fe que al empresario aceitero se le ha pegado mucho del carisma de Rafael desde aquel 18 de diciembre en que ambos ocupaban la fila seis del avión de Vueling con el que el Gordo debutó en un desplazamiento del Betis, victoria en Tenerife (0-3) preludio de un montón de buenos momentos que ambos esperan seguir compartiendo, con papeles cambiados a partir de ahora.