Roberto reconquista la gloria

Liga Adelante | Granada 1 - Celta 0

Roberto reconquista la gloria

Roberto reconquista la gloria

Marcó primero y paró el penalti decisivo que clasificó al Granada tras un partidazo

Si alguien pregunta alguna vez qué es el fútbol, tiene la respuesta indicada en el Granada-Celta de ayer. Los andaluces están empeñados en regresar a la élite del fútbol a lo grande. Da igual si su estrella Dani Benítez falla dos penaltis durante el encuentro. No importa si Orellana lanza dos veces a la madera. No pasa nada si puede golear y al final de la tanda de penaltis se ve fuera. El Granada se hizo tan grande ayer que derrotó a un Celta desconocido y acabó de un plumazo con la ley del fútbol, aquella que dice que el que perdona la paga. El plumazo lo dio Roberto. ¿Quién se lo iba a decir? El destino, el mismo que se la jugó a un Dani Benítez colosal, le tenía reservado el papel de héroe. Se atrevió a lanzar el primer penalti de la muerte súbita -tras el fallo de Michu- y anotó. Después se lo paró a Catalá.

Su dos intervenciones acabaron con un Celta que se las vio de cara en la tanda inicial de penaltis. Pero Michu tiró a las nubes el decisivo. Roberto, ese gran portero que debe jugar en Primera y que ayer despidió cruelmente pero de manera justa al Celta de su sueño. Temporada nefasta para Galicia, tierra tan querida en toda España. Se reconstruirá.

Contar lo que sucedió en los 120 minutos de juego pierde fuerza comparado con lo que se vivió en los penaltis. El Granada salió en tromba. Tener a Dani Benítez, Siqueira -¡vaya banda izquierda!-, Collantes y Orellana lo exige, incluso sin Geijo. Y si encima Paco Herrera dejó fuera en el partido del año a Trashorras, De Lucas y David Rodríguez.... Lo pagó y Vigo llora hoy. Dani Benítez -proyecto de clase A- hizo lo que quiso en el césped y merece un reconocimiento a pesar de sus dos balas perdidas. Y Orellana, que igualó desde una altura de 168 centímetros. Y Fabri, que ha construido un señor equipo. Y Vigo, que volverá a soñar en breve. No lo duden. Así de grande es el fútbol.