República Checa derrota a una discreta Ucrania

EUROPEO SUB 21 | REPÚBLICA CHECA 2 - UCRANIA 1

República Checa derrota a una discreta Ucrania

República Checa derrota a una discreta Ucrania

EFE

Dos goles de Dockal al inicio de la segunda parte le bastaron a la República Checa para resolver su debut frente a una Ucrania que acortó distancias poco antes del final pero que no reaccionó.

Dos goles de Dockal al inicio de la segunda parte le bastaron a la República Checa para resolver su debut en el Europeo sub''21 frente a una discreta Ucrania, que acortó distancias poco antes del final pero se quedó sin tiempo para reaccionar. La primera parte dejó pocos detalles y estuvo marcada por el excesivo respeto que se tuvieron los dos equipos, con muchas faltas que trabaron el juego, lo que derivó en escasas ocasiones.

Un lanzamiento lejano de Horava a los 38 minutos que se fue cerca del palo izquierdo de Kanibolotskiy fue la oportunidad más clara del primer período, demasiado poco para la República Checa, único equipo invicto en la fase de clasificación, donde su ariete Pekhart, hoy desaparecido, fue el máximo goleador. Ucrania arrancó mejor en los primeros minutos, pero luego se dedicó a esperar y sólo en el tramo final de este período se animó.

Zozulya pecó sin embargo de egoísmo en su acercamiento más peligroso, tras robar un balón en el centro del campo, que finalizó con un tiro sin peligro en vez de buscar el pase. Los checos subieron el ritmo en el primer cuarto de hora de la reanudación, suficiente para cerrar el partido en dos jugadas con el capitán Dockal como goleador: primero, resolviendo con un cañonazo dentro del área un balón colgado por Celutska, y luego finalizando con un tiro ajustado al palo un buen pase de Vacha.

Celutska pudo poner poco después el 3-0 en un cabezazo en un córner, pero su remate lo sacó un defensa bajo palos. La República Checa consideró que tenía el partido resuelto y se dedicó a contemporizar y esperar las tímidas acometidas de Ucrania, que sólo reaccionó tras el tardío gol de Biliy poco antes del final, demasiado tarde para arrancar un empate que hubiera sido exagerado.