Las Palmas se anota un derbi canario descafeinado

liga adelante | las palmas 1 - tenerife 0

Las Palmas se anota un derbi canario descafeinado

Fue un derbi descafeinado por la situación en la tabla de ambos conjuntos, puesto que los amarillos ya aseguraron la permanencia mientras que los blanquiazules estaban descendidos.

Las Palmas se anotó la victoria ante el Tenerife en un derbi descafeinado por la situación en la tabla de ambos conjuntos, puesto que los amarillos aseguraron la permanencia dos semanas atrás, mientras que los blanquiazules ya habían certificado su descenso a la categoría de bronce.

En cualquier caso, tanto grancanarios como tinerfeños intentaron brindar a los más de 22.000 espectadores presentes un espectáculo alejado de las urgencias clasificatorias. Pero ya desde el comienzo, las inesperadas lesiones de Pablo Sicila y Omar obligaron al técnico David Amaral a realizar sus dos primeros cambio en el minuto 25, propiciando aún más el dominio de los locales.

Con esa panorámica, un derribo de Ricardo al atacante Javi Guerrero propició que el colegiado Sureda Cuenca señalara penalti en el ecuador de la primera parte. Una pena máxima que Sergio Suárez ejecutó magistralmente con un disparo raso y a la derecha, engañando así al meta Aragoneses (1-0, min. 27).

El tanto, lejos de amilanar, despertó al Tenerife que comenzó a asomarse al área rival con sendas ocasiones de Prieto y Germán Sáez. En la reanudación, Las Palmas retomó la trinchera tinerfeña con dos arreones de Jonathan Viera y Sergio Suárez, aunque la excelente labor del portero visitante permitió abortar las acometidas amarillas.

Solo Dubardier conseguía romper el monólogo local desde la vanguardia, junto con una chilena de Ezequiel Luna que fue anulada por fuera de juego. Posteriormente, un segundo penalti de Prieto sobre Viera brindó a Josico la oportunidad de ampliar la ventaja desde los once metros, pero en esta ocasión su disparo lo atajó sin problemas el cancerbero blanquiazul.

Como colofón, una espléndida chilena de Javi Guerrero en las postrimerías del encuentro sirvió de colofón en un encuentro emocionante pero casi despojado de alicientes deportivos.