El Rayo es de Primera

Liga Adelante | Rayo 3 - Xerez 0

El Rayo es de Primera

El Rayo es de Primera

Trejo abrió el camino del triunfo vallecano. Armenteros amplió la ventaja. Susaeta ratificó el ascenso del equipo madrileño.

Se acabó. Ya no caben especulaciones de ningún tipo con la posible decisión que pueda adoptar el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD) con respecto al recurso que presentó el Granada por una presunta alineación indebida del Barcelona B, por el que reclama tres puntos. La contundente victoria que obtuvo el Rayo ante el Xerez no dejan lugar a la duda: el equipo vallecano es de Primera División matemáticamente.

La vida pirata, el himno no oficial del club vallecano, volverá a oirse en la máxima categoría del fútbol español ocho años después, puesto que la última temporada en la que el Rayo militó en Primera fue en la de 2002-03.

La travesía del cuadro vallecano por el infierno (cuatro de esos años fueron en el subsuelo de Segunda B) ha durado ocho temporada, pero la afición del equipo vallecano se siente tan potente que ya avisa: "Barça, Madrid, el Rayo ya está aquí", coreó ayer a modo de aviso.

El ascenso matemático lo comenzó a fraguar Trejo al culminar con gol una jugada de Aganzo por la banda derecha, lo certificó Trejo y lo ratificó Susaeta.

Chema, el meta del Xerez, fue el artífice de que la celebración rayista se retrasase algunos minutos, aunque no pudo evitar que la fiesta franjirroja se celebrase finalmente. El especialmente inspirado Trejo dejó la primera muestra de que el Rayo no quería dejar pasar esta oportunidad. El argentino disparó demasiado alto en su primera ocasión y se encontró con Chema en la segunda. El portero del equipo azulino también se exhibió en un lanzamiento de Casado en el último minuto de la primera parte. El Rayo rondaba el gol, pero no daba con él.

La situación cambió en el inicio de la segunda parte, cuando Trejo se aprovechó de una gran jugada de Aganzo. El equipo vallecano tocaba el cielo y al Xerez se le escapaba la posibilidad de entrar en el playoff. Eso hizo que el Rayo entregase el balón al cuadro jerezano, que fue cuando comenzó a inquietar la meta de Dani, más por la preferencia rayista de conservar su ventaja que por convencimiento de que podría dar la vuelta al resultado.

La esperanza del Xerez se desvaneció gracias a la fe de Armenteros. El argentino y exazulino se las apañó para robar el balón el balón a Raúl Llorente e iniciar un contragolpe para sentenciar el encuentro después de regatear a Chema. La certificación la puso Susaeta a cinco minutos del fi nal del encuentro al transformar en gol un golpe franco al borde del área. El 3-0 no deja lugar a la duda: el Rayo es de Primera, aunque para ello haya tenido que olvidarse de los problemas institucionales, de los impagos a la plantillas y de otras cosas que saldrán con el tiempo.