Telón mirando al futuro

Liga BBVA | Málaga 1 - Barcelona 3

Telón mirando al futuro

Telón mirando al futuro

paco rodríguez

La cantera culé justifica su fama en el cierre liguero

Más que un colofón a la temporada, el Barcelona escenificó ayer el primer episodio de lo que está por venir y que avala el gran trabajo que se hace en el Barcelona con el fútbol base. Con un equipo plagado de niños, ya que las 'vacas sagradas' se reservaban de cara a Wembley, los de Pep se impusieron a un Málaga que tampoco se jugaba nada por 1-3. A los chavales de la cantera, liderados por el 'veterano' Bojan, les costó tomar el ritmo del partido y en la primera parte estuvieron a merced de un Málaga con más oficio, pero en cuanto se sacaron la vergüenza de encima en la segunda parte, se impusieron con contundencia.

Salió el Barça a jugar con un equipo barbilampiño a más no poder. Valga como ejemplo que la responsabilidad de llevar el juego en el centro del campo le correspondía a Fontàs, Thiago y Sergi Roberto y el Málaga, de entrada se impuso en esa zona del campo. Los jóvenes talentos del Barça perdían muchos balones y el Málaga cercaba la defensa barcelonista, que era la línea más veterana del equipo, aunque sólo Abidal parece tener opciones de jugar el sábado ante el Manchester United. El partido de ayer fue un último test para el francés, que aguantó 70 minutos sobre el terreno de juego. Le quedan seis días para ponerse a tono de cara a la final.

Fruto de estos despistes, Seba recogió un balón en el interior del área, desbordó a Bartra y fusiló a Pinto sobre la media hora de partido. Parecía que ante la inexperiencia del rival, el Málaga podía haber asestado el golpe definitivo a un partido en el que ninguno de los dos se jugaba nada, pero todo cambió a partir de un penalti de Eliseu a Bojan.

La jugada fue muy discutida por los defensas del Málaga, que increparon agriamente a Bojan. El capitán barcelonista no se descompuso, pidió tirar el penalti, lo marcó y lo celebró con rabia. A partir de entonces, el partido fue otro.

En la segunda parte del encuentro, el Barça se hizo con la pelota y ya no hubo partido. Afellay, con un gran gol de fuera del área y Bartra a la salida de un córner, sentenciaron el partido, cerraron la Liga y abrieron el futuro.