La guerra de Cristiano anima la despedida

Liga BBVA | Real Madrid - Almería

La guerra de Cristiano anima la despedida

La guerra de Cristiano anima la despedida

chema díaz

Su objetivo: superar a Hugo y Zarra. El Almería defiende el honor.

Próximo entrenamiento, 11 de julio". El aviso fue proyectado en la pantalla que se despliega en la sala de prensa del Real Madrid para anunciar convocados y otras notificaciones. La pizarra, como pueden imaginar, ha pasado a mejor vida. También las tizas y los borradores de felpa, residuos prehistóricos en la era del power-point. La inminencia de las vacaciones (compromisos internacionales aparte) es una de las claves del partido de hoy, último de Liga para Madrid y Almería, y última ocasión, para algunos jugadores, de vestir sus actuales camisetas.

Tirando de ese hilo encontraríamos uno de los alicientes del partido. Quien tenga el futuro pendiente utilizará la cita como escaparate. Y pienso especialmente en los jugadores del Almería, pues todo equipo que desciende sufre un reajuste que se suele disfrazar de juvenil renovación. Pero también valdría para madridistas como Kaká, Adebayor, Canales o Pedro León, cuyo destino es incierto.

Sin embargo, sobran excusas cuando juega Cristiano Ronaldo. Su ambición goleadora ha rescatado al madridismo, que de otro modo se hubiera pasado las últimas jornadas bostezando. Ahora, gracias a Cristiano, la emoción del campeonato se prolongará hasta el último segundo del minuto final, pues hasta en ese instante el Pichichi y Bota de Oro andará buscando el gol.

Lo recuerdo: si Cristiano consigue hoy un tanto sumará 39 y habrá superado el registro en Liga de Zarra y Hugo Sánchez, una hazaña que creíamos inaccesible, casi como una de esas viejas plusmarcas de la RDA. Y el mérito es mayor aún si pensamos que Cristiano no es delantero centro, o no lo quiere ser aunque lo sea.

A él le contamos como el único fijo en el once de Mourinho. El resto del equipo es una aproximación que no descarta sorpresas. Casillas no estará porque disfruta de un permiso "apalabrado" (según Karanka), los argentinos están concentrados para la Copa América y Marcelo, aunque ausente de la lista de Brasil (decisión asombrosa), tiene días libres.

Resultará una fiesta. Tanto, que al final habrá que convencer a algún madridista de que no ha sido campeón.