¡Que siga la fiesta!

Atlético de Madrid - Real Sociedad | La contracrónica

¡Que siga la fiesta!

¡Que siga la fiesta!

Más de 50.000 personas vibraron ayer en el Calderón con el Atlético, que ofreció un buen fútbol y pasó por encima de la Real. Los de Quique ya están en Europa, pero su objetivo es ganar los siete encuentros que restan para el final.

Tarde feliz. bEl Atlético necesitaba una tarde así, plena de felicidad y de alegría. El Calderón volvió a vibrar con su equipo, que después de mucho tiempo vuelve a estar en Europa. Los de Quique lograron la segunda victoria consecutiva ante el júbilo de una afición entregada a los suyos. El que estuvo ayer en el Calderón entenderá lo que digo: la gente tenía ganas de aplaudir y lo hizo con Diego Costa, con Koke, con Forlán y hasta con Quique y los gritos de protesta fueron mínimos. Si hay alguien que tiene ganas de fiesta es la afición del Atlético. Lástima que la temporada esté a punto de acabar.

Los abonados. El club homenajeó al principio del partido a los tres abonados más antiguos de la entidad: Francisco Espino, José Perera y José Luis Rodríguez. Ellos llevan toda la vida viendo a su equipo del alma y el Atlético es su familia. Seguro que ellos fueron los primeros en aplaudir a los jugadores rojiblancos. Los abonados recibieron una réplica de la Europa League y de la Supercopa conseguidas el año pasado. Ellos han visto jugar a Ben Barek, Gárate, Mendonça y compañía. Y también a Kun, quien ahora hace las delicias de los jóvenes aficionados. Hasta Cesc ayer en su twitter decía qué quién lo tuviera en su equipo. Me alegra ver cada día más niños vestidos de rojiblanco en el Calderón. Espino, Perera y Rodríguez son el ejemplo para una entidad que a punto de cumplir 108 años está muy joven. Y también una mención especial merece Socorro, a quien se le entregó la réplica de los trofeos europeos. Socorro fue el delegado del equipo, quien atravesó una enfermedad y la gente del Atlético le adora.

Gil Marín. El dirigente del Atlético no estuvo en el partido puesto que se encuentra en Nueva York. Mientras los demás disfrutaban del buen juego, de los goles y de la entrada en Europa, el consejero delegado se reunió con el comisionado de MLS, la liga americana, Don Garber. Gil Marín quiere saber cosas del funcionamiento de la liga profesional de Estados Unidos. Aprovechó para ver el partido Philadelphia-Red Bull New York y también se entrevistó con dirigentes de tres equipos de esta liga. El mandatario sigue buscando fuentes de financiación y esponsorización para la próxima temporada. El Atlético sigue buscando alianzas en el extranjero que le permitan abrirse a otros mercados. Cerezo sí que pudo por fin tener una tarde tranquila y primero se emocionó con los aficionados más veteranos y luego con el equipo.

La gran racha. Quedan siete jornadas para el final del campeonato y el objetivo es ganar todos los partidos. El próximo será ante un rival directo, el Espanyol, al que el Atlético le arrebató el puesto europeo. La jornada ha sido redonda. Pues el Real Madrid nos devolvió alguno de los muchos favores que les hemos hecho y el Sevilla tampoco pudo ganar. La plantilla se ha puesto como reto ganar los siete partidos y la victoria de ayer fue un gran golpe moral para este equipo. También lo hicieron muy bien los dos juveniles rojiblancos que compiten en la División de Honor. Ambos ganaron y ninguno de ellos perderá la categoría. Ellos son el futuro y hay que cuidarlos.

El futuro. El viernes por la noche, en el segundo aniversario de la peña de Boadilla del Monte, los aficionados añoraban las gestas de la temporada anterior. Después del partido de ayer parece claro que el Atlético quiere revivirlas. Dentro de quince días el Calderón volverá a llenarse y será el homenaje a los niños, los atléticos del futuro. Mis dos niños ya se están preparando para ese día. ¡Qué siga la fiesta!