El objetivo sigue intacto

Liga BBVA | Hércules 0 - Espanyol 0

El objetivo sigue intacto

El objetivo sigue intacto

Valdez estrelló un balón en la cruceta. El árbitro anuló un gol legal a Osvaldo. El Hércules mete presión al Zaragoza. El Espanyol cortó la sangría

Ni Djukic ni Pochettino salieron ayer plenamente satisfechos del Rico Pérez. Sin embargo, los dos tienen motivos para ser optimistas. Principalmente porque el Hércules y el Espanyol siguen a la carrera en pos de alcanzar sus objetivos a final de temporada. Con el punto, el Hércules empata con el Zaragoza, a expensas de lo que haga esta noche contra el Getafe. Por su parte, al equipo perico le sirve para seguir bien vivo en su pelea por clasificarse para la Europa League. Además, corta una mala racha de dos partidos seguidos perdidos.

Pero no es por el factor matemático por lo que tanto el serbio como el argentino tienen motivos para creer. Djukic va viendo crecer a su equipo partido tras partido. Lo más llamativo fue la excelente presión que ensayaron los jugadores blanquiazules durante todo el duelo. Hacía tiempo que no se veía al Hércules poner en tantas dificultades al rival cuando éste pretende fabricar su fútbol. El nuevo técnico ha inyectado en vena a sus jugadores una alta dosis de autoestima que se refleja sobre el campo. Lo que antes era deambular por el césped esperando a que el enemigo te regalara el balón, ahora es morder y dificultar al contrincante en busca de recuperar la pelota. Y cuanto más arriba se consiga, mejor. Esto es una buenísima noticia para el Hércules. Ayer, todo ese alarde de compromiso y solidaridad del grupo no le sirvió para ganar porque los puntas no estuvieron finos. Pero al menos con el método Djukic no se pierde. Y esto, ya es mucho a estas alturas.

También Pochettino debió sacar conclusiones positivas del encuentro en el Rico Pérez. Su equipo sigue sin vencer fuera de casa. Pero a poco que siga la línea marcada ayer, estará luchando hasta el final por Europa. La baby defensa que inventó el argentino mantuvo a raya a dos tiburones del gol, Portillo y Valdez. Y arriba, Osvaldo es un peligro constante. El delantero perico incluso marcó un tanto que anuló el árbitro por un fuera de juego que no fue.

El Espanyol acaparó de entrada la posesión del balón. Javi López y Verdú se merendaban a Tiago y Aguilar, y el Hércules sólo podía lanzar zarpazos aislados por medio de sus dos puñales en banda: Kiko y Drenthe. Así, llegaron las primeras oportunidades para los catalanes. Un centro de Luis García se paseó por el área herculana esperando una bota que la mandara a la red. Pero ésta no apareció. Poco después, llegó el jugadón de la tarde. Osvaldo remató de tacón un servicio de Luis García. Calatayud evitó el gol con un paradón.

Las ocasiones visitantes hicieron despertar al Hércules. En dos minutos, Portillo pudo adelantar a su equipo. Primero, tras una gran cabalgada de Kiko por la derecha, el madrileño probó por primera vez a Kameni. El portero africano detuvo con más efectividad que estilo. Enseguida, el 9 del Hércules tuvo otra. Valdez descolgó un balón caído del cielo y le dejó con ventaja respecto a la defensa del Espanyol. Pero Portillo se entretuvo demasiado.

Polémica. Nada más comenzar la segunda mitad, llegó el error del colegiado. En el único despiste de la defensa herculana en toda la tarde, Osvaldo se quedó solo ante Calatayud. Con una gran vaselina superó al portero, pero el asistente levantó la bandera cargándose la celebración espanyolista.

Fue el único susto para la parroquia local. A partir de ahí, el Hércules cogió el toro por los cuernos y se lanzó a por una victoria que se antojaba necesaria. De la mano de Drenthe y de Kiko, hasta que se le acabó la gasolina, el equipo alicantino puso cerco a la portería perica. Precisamente de la pierna zurda del holandés nació la jugada más peligrosa del Hércules en todo el partido. El tulipán mandó un balón medido a la cabeza de Valdez. El paraguayo se sostuvo en el aire y conectó un cabezazo de libro que olía a gol. Pero con Kameni ya batido, la pelota se fue a estrellar contra la cruceta. El Hércules siguió intentándolo pero al final los dos contendientes firmaron unas tablas que le sirven a ambos como punto de partida.