Cristiano y Marcelo, en la hora de la verdad

Liga de Campeones | Real Madrid - Tottenham

Cristiano y Marcelo, en la hora de la verdad

Cristiano y Marcelo, en la hora de la verdad

jesús aguilera

Ambos saldrán de titulares. Bale y Gallas pasan hoy una prueba.

El pasado 17 de agosto, mientras el Madrid negociaba el fichaje de Özil, el Tottenham jugaba en Berna su primer partido de calificación para la Champions. Su rival, el Young Boys. Su futuro, oscuro: 3-0 al descanso. Dos goles ingleses aliviaron el panorama, encarrilaron la eliminatoria (4-0 en Londres) y señalaron la particular idiosincrasia del equipo: mitad ingenuo y mitad heroico.

En San Siro, en fase de grupos ante el Inter, volvió a suceder: 4-0 al descanso. Y 4-3 al final, con hat-trick de Bale, sus dos últimos goles más allá del minuto 90. La Liga tampoco ha sido excepción. En su visita al Arsenal, el Tottenham perdía 2-0 tras la primera mitad; terminó ganando 2-3, su primer triunfo en 17 años en campo del eterno rival.

Qué pensar de un equipo así. La reflexión es que no habrá goleada que permita afrontar la segunda parte en paz. De manera que a nadie se le ocurra festejar hasta que se hayan apagado las luces porque este rival florece en las segundas partes. Así cayó el Milán: gol de Crouch en el minuto 80 y otra vez San Siro santiguándose.

Respecto al partido de hoy, la primera batalla se libra en las enfermerías. Bale y Gallas pasarán hoy una última prueba y hay pocas dudas de que la aprobarán. Igual que Cristiano y Marcelo, alistados por decreto. Ninguno está en óptimas condiciones, pero se espera que jueguen todos, como si no existiera partido de vuelta ni mundo más allá de mañana.

De los ilustres lesionados del Madrid, sólo Benzema se quedó fuera la lista. Quien sí entró es Kaká, quizá para recordarle a Europa que sigue vivo. La idea es apostar por el equipo de gala con la única concesión de Adebayor, tenebroso últimamente. Sin embargo, la fisonomía del rival, afilado por bandas, plantea dudas: ¿controlarán Ramos y un renqueante Marcelo las subidas de Lennon y Bale?

El Tottenham, entretanto, vive el cruce como un regalo. La recomendación del club a sus aficionados es que disfruten de la ciudad, que no acudan sin entrada (tres mil no harán caso) y que tengan cuidado con los carteristas. Esta última advertencia tiene fundamento: Redknapp fue robado cerca del Calderón por unos rateros que hubieran podido salir de una película de Tony Leblanc.