Lisandro: el arma letal del estratega Puel

Olympique de Lyon | El perfil

Lisandro: el arma letal del estratega Puel

Lisandro: el arma letal del estratega Puel

dani sánchez

El argentino ha hecho cuatro goles en dos partidos

Conmigo jugaba de centrocampista ofensivo. A lo Riquelme, buscando el último pase". Son palabras de Guillermo Rosset, descubridor de Lisandro López (Buenos Aires, 1983) cuando era un adolescente en el modesto Newbery de Rojas. "Cuando yo le conocí era extremo. Hábil, rápido y le pegaba bien con las dos piernas", cuenta Ángel Cappa, su entrenador en Racing de Avellaneda. Corría el verano de 2003. Lisandro tenía 20 años y había debutado el año anterior. Pero fue Cappa quien primero le dio una camiseta de titular. "A esas condiciones innatas le fue agregando conceptos. Siempre tuvo una gran personalidad y ese año creció muchísimo".

 Tanto que se convirtió en el máximo goleador del Torneo Apertura (nadie en Racing lo había logrado en 34 años) y se ganó un contrato en Europa. El Oporto dudaba entre él y Luis Fabiano pero cuando se enteró de que el Benfica le pretendía, aumentó su oferta y lo fichó.

Ganó títulos desde el principio. Ocho goles en la primera temporada, 11 en la segunda. Y 27 en la tercera. Locura. Portadas. Ofertas. Y se fue al Lyon que, con el dinero recibido por Benzema, pagó 24 millones de euros por él. Seis goles en sus cinco primeros partidos. "Hay jugadores que surgen del anonimato y acaban por ser figuras en sus equipos", dijo cuando le preguntaron por su traspaso.

Pero el entrenador Claude Puel, en su obsesión por mantener el 4-3-3, no ha encontrado la manera de hacerle compatible con Gomis. A menudo ha sido desplazado a la banda, rememorando sus inicios, lo cuál ha generado debate. "Debe jugar en el medio, cuanto más cerca del área mejor", es la opinión generalizada.

"Gomis es fuerte, juega bien de espaldas al arco. Me siento cómodo jugando alrededor de él", dice Lisandro. Pero su rendimiento goleador ha bajado.

El argentino se perdió la ida contra el Madrid por lesión y ha vuelto con fuerza, marcando cuatro goles en dos partidos. Ahora visita la capital por tercera vez. El año pasado no marcó, pero en febrero de 2009 logró los dos goles del Oporto en el Calderón...