El doble nueve amenaza al Hércules

Liga BBVA | Real Madrid - Hércules

El doble nueve amenaza al Hércules

El doble nueve amenaza al Hércules

dani sánchez

Adebayor y Benzema, delantera en un partido de urgencias

En su afán por liberar de presión a los jugadores y proteger al club de todo mal (nobles intenciones, ya se sabe), Mourinho destacó ayer la carga dramática del partido de hoy. Por un lado afirmó que perder un punto significa decir adiós a la Liga; por otro insistió en la perversión del calendario, hasta el punto de señalar que hay quien pretende (las fuerzas del mal, se supone) dejar sentenciado el campeonato en la próxima jornada, cuando el Madrid visitará el Calderón sólo tres días después de jugar en Champions.

Hay que entender este tono apocalíptico: a su proverbial timidez se añade estos días la pertinaz lluvia, causante de no pocas melancolías. Incluiremos entre ellas la ausencia de Cristiano y Carvalho, fuera de la lista y reservados para el partido contra el Lyon del miércoles. Sus bajas invitan a apostar por un equipo parecido al que tan buena impresión dejó en El Sardinero, aunque con algunas dudas. Xabi podría tener descanso, como en la ida de Champions, y ser relevado por Khedira o Lass, que formarían junto a Granero. Özil seguiría impartiendo clases magistrales y por delante se movería el doble nueve, Benzema y Adebayor (sin rastas), versión combinativa de un equipo que con Cristiano se hace vertical y tentetieso.

El Hércules se asoma a ese caldero en su peor momento. Sólo ha ganado uno de sus últimos seis partidos, está en descenso y no podrá contar con Trezeguet (diez goles), lesionado en su rodilla izquierda. También serán baja Tote (triada en la rodilla derecha), Peña (edema en el pie diestro) y Drenthe, descartado por contrato. La buena noticia es la vuelta de Valdez (siete goles). Y el morbo lo podría poner Portillo, sin goles en Liga esta temporada (18 partidos). El mejor aval del Hércules es su victoria en el Camp Nou y las declaraciones de su técnico, que ha dicho que saldrán a competir, aclaración que conviene tras la rendición de Pellegrini.

Aunque los interesados no lo digan, se trata de una jornada propicia para que el Madrid recorte puntos al Barça, que mañana juega en Sevilla. Ya no habrá un escenario tan favorable para los perseguidores hasta su próximo partido en casa (Sporting) y la siguiente visita del Barça (Villarreal). Ahí radica la urgencia. El drama, si gustan.