Adrián Escudero, el goleador más grande de la historia del Atlético

perfil | atlético

Adrián Escudero, el goleador más grande de la historia del Atlético

El Atlético de Madrid está de luto por el fallecimiento de Adrián Escudero, que murió hoy en Madrid a los 83 años, después de una vida ligada al club rojiblanco, en el que jugó trece temporadas, entre 1945 y 1958, conquistó dos títulos de Liga, en 1949-50 y 1950-51, y es el máximo goleador de la historia.

Nadie ha firmado más tantos que él en los más de cien años de existencia del Atlético de Madrid, en la que el mítico delantero consiguió 150 goles en 287 encuentros de Liga, a los que unió otros 37 partidos en la Copa del Rey, con 17 dianas, y seis duelos más oficiales, en los que batió en dos ocasiones la portería rival.

Su marca de goles en Liga, entre 1946 y 1958, sigue todavía inalcanzable para los cientos de futbolistas que han militado en el club. Luis Aragonés, con 123; Francisco Campos, con 120; José Eulogio Gárate, con 109; Joaquín Peiró, con 93; Rubén Cano, con 82; Josep Juncosa, con 80; Manolo Sánchez Delgado, con 76; Fernando Torres, con 75; y el uruguayo Diego Forlán, con 74, completan la nómina de los diez jugadores con más tantos con la ''rojiblanca''.

Es un símbolo del Atlético, un futbolista inigualable en récords anotadores, entre ellos, aunque compartido, también figura el haber marcado cuatro tantos en un encuentro o el haber participado en la mayor goleada a favor de la historia del club madrileño, el 11 de septiembre de 1955 ante el Hércules (9-0) en el estadio Metropolitano, donde tres tantos llevaron la firma del atacante.

Escudero, protagonista de las míticas ''delantera de seda'' de finales de los 40, junto a Josep Juncosa, Antonio Vidal, Alfonso Silva y Francisco Campos, y de ''cristal'', a principios de los 50 con Juncosa, Ben Barek, Pérez Payá y Henri Carlsson, también firmó con su equipo la campaña más goleadora del club: 87 tantos en 1950-51.

Sus impresionantes cifras ofensivas y de partidos disputados con el conjunto rojiblanco -es el sexto futbolista con más encuentros de Liga con ese equipo (287)- también vinieron acompañadas de dos títulos de Liga, conquistados en las temporadas 1949-50 y 1950-51 y que significaron el tercer y cuarto campeonato liguero del Atlético, además de una Copa Eva Duarte Perón en 1951.

Todos esos éxitos en las trece temporadas en el club de su vida, del que se retiró en 1958, pero al que continuó ligado dirigiendo conjuntos de las categorías inferiores, como segundo técnico e incluso como entrenador titular del primer equipo en la jornada decimocuarta del curso 1963-64 en un Valencia-Atlético.

Escudero, además, jugó con la selección española. Lo hizo en tres ocasiones desde su debut el 7 de diciembre de 1952 ante Argentina en Chamartín (0-1) y marcó un gol, logrado en un partido de clasificación mundialista frente a Turquía, en el que firmó el definitivo empate (2-2).

Hoy, a los 83 años, falleció en Madrid un protagonista principal, inolvidable y referente en los cien años de existencia de la entidad y el goleador más grande de la historia del Atlético de Madrid.