Keita liquida el trámite

Liga BBVA | Barcelona 1 - Zaragoza 0

Keita liquida el trámite

Keita liquida  el trámite

El Zaragoza paga su falta de ambición. El malí resuelve un partido espeso de los de Guardiola. La sombra del Arsenal marcó un aburrido encuentro.

Entre las muchas diferencias que separan cómo acometen el camino de la Liga el Barcelona y el Real Madrid parece que están los llamados partidos de trámite. Partidos que los de Mourinho solucionan con sonoras goleadas mientras que el Barça necesita masticarlos al límite. Les pasó con el famoso 1-0 ante el Sporting y les volvió a pasar ayer ante un Zaragoza trufado de bajas. 1-0 y gracias. Pero un 1-0 más que obligatorio teniendo en cuenta que el martes el Barça se juega mucho ante el Arsenal en Champions.

La sombra del partido del Arsenal estuvo presente en el encuentro ante el Zaragoza desde el inicio del partido. El Barça, desde el principio dio la sensación de jugar pensando en la Champions. De entrada, el técnico, reaparecido directamente desde el hospital, decidió reservar a Abidal, Busquets, Iniesta y Villa. Cuatro jugadores que tienen que ser claves de cara al encuentro ante los de Wenger.

Por su parte, el Zaragoza, que también pensaba más en su próximo partido que en el que estaba jugando a causa de las numerosas bajas que le afectaban, dio la sensación de salir a capear el temporal más que salir a jugar en busca de los tres puntos.

El punto de intersección entre uno y otro planteamiento fue Seydou Keita. El centrocampista del Barça es un futbolista de esos que nunca falla. Un seguro de vida en cualquier caso. Tanto da que salga desde el banquillo para jugar los últimos minutos de partido o que juegue desde el inicio como ayer, en el que se juega pensando más en lo que debe de acontecer que en lo que acontece.

Por eso, no es casualidad que el malí fuera el jugador que decidiera el lance tras una enorme jugada de Messi. Ese 1-0 a punto de llegar al final de la primera parte valía su peso en oro.

Rotaciones. No fue Keita el único jugador de los no habituales que recibió galones por parte del técnico. Guardiola, en su afán de mantener a la totalidad del equipo implicado en el curso de la temporada y pretendiendo que todos se sientan importantes, dio entrada como titulares a Bojan, Mascherano y Maxwell, además de un Víctor Valdés, que resultó fundamental a la postre al desbaratar una ocasión de Sinama Pongolle en el minuto 61 de partido.

El control del juego siempre estuvo en el lado blaugrana, pero sin la brillantez habitual. Ni Messi parecía Messi, excepto en la jugada que le dio el gol mascado a Keita. Ni Xavi parecía Xavi, ni Alves hacía de Alves. Solamente los no habituales como Mascherano o Keita mantenían un grado de tensión que fue suficiente para que el Barcelona superara a un Zaragoza que salió a jugar en el Camp Nou más dispuesto a no encajar una goleada que a conseguir los tres puntos.

Visto lo que pasó ayer, los de Aguirre tienen motivos más que sobrados para lamentar su actitud. Un punto más de ambición hubiera podido suponer un empate, como mínimo, ya que el Barça tuvo, sin duda, uno de sus días más espesos en lo que va de temporada. No obstante, sirvió para que, gracias a Keita, se sumaran tres puntos más que dan vidilla de cara a la cita del martes, donde los primeras espadas deberán estar finos.